Nadal
Nadal muestra su rabia en su partido contra Mikhail Youzhny. (Reuters) REUTERS/Mohammed Salem

Rafa Nadal no ha empezado con buen pie el 2007.

Acuciado por las lesiones y en pleno proceso de adaptación a su nuevo juego, el manacorí ha jugado cuatro torneos (Chennai, Sidney, Melbourne y Dubai) en los que no ha pasado de cuartos de final.

Las dudas sobre su estado físico son enormes a estas alturas de la temporada.

El tenista español se ha visto perjudicado por varias lesiones que le han impedido acercarse a las rondas finales de los torneos que ha disputado.

Nadal no gana un torneo desde junio de 2006, cuando ganó Roland Garros. Y la última final que disputó fue en Wimbledon (julio de 2006).

En el torneo de Dubai, celebrado la semana pasada, esperaba volver a su mejor nivel, pero cayó ante el ruso Mijail Youzhny en cuartos.

Aún así, las sensaciones de Nadal son positivas. "En Dubai era el momento de pasar la barrera de los cuartos de final y llegar con un poco más de confianza a Estados Unidos. Pero lo bueno es que estoy jugando otra vez bien", afirma.

El problema no es sólo físico. Esta temporada Nadal está cambiando su forma de jugar: mejorar el revés y la volea, terminar antes los puntos y correr menos son aspectos de su juego que quiere potenciar.

Y está en pleno proceso de adaptación. Nadal no está preocupado: "Hago lo que puedo en cada partido y volveré a estar en una final".

Ahora Nadal tiene por delante dos grandes desafíos: El Masters Series de Indian Wells, que comienza este viernes, y el Miami.

En abril comienza la temporada de tierra batida, su terreno natural. Ahí Nadal tendrá más oportunidades de acercarse a la victoria.