'Hooligan' herido en Marsella
Un policía trata de reanimar a un hincha inglés, que permanece tendido en el suelo tras recibir una paliza en los disturbios de Marsella durante la Eurocopa. EFE

Allá donde va la selección inglesa de fútbol, van con ella decenas de miles de los tristemente famosos hooligans. Pero en la próxima cita mundialista, en Rusia, este verano, podría darse la circunstancia de que no hubiera hinchas ingleses. ¿El motivo? El miedo a unos ultras aún más peligrosos: los rusos.

Ya en la pasada Eurocopa de Francia, en la que se enfrentaron ambas selecciones en Marsella, quedó claro que había un problema: hinchas de ambos países convirtieron la ciudad gala en un campo de batalla, y las peleas se trasladaron incluso a las gradas del estadio Vélodrome. Desde entonces, la mala fama de los hinchas rusos no ha dejado de crecer: sin ir más lejos, esta semana en Bilbao se produjeron graves incidentes con motivo de un Athletic-Spartak en los que murió un ertzaina.

Ante tal tesitura, la presencia de ingleses en Rusia se verá muy mermada. El diario The Sun estima que podrían acudir menos de la mitad de los que por ejemplo, acudieron a Brasil 2014.

Los hooligans están más que avisados. Esta semana, El Independiente publicaba una información sobre un acuerdo entre ultras rusos, serbios y argentinos para 'cazar' ingleses en Rusia, en concreto, en la ciudad de Nizhny Novgorod, el 24 de junio. De hecho, líderes ultras rusos y serbios visitaron recientemente Argentina para estrechar lazos con los cabecillas de las principales 'Barras Bravas' y coordinar la guerra contra el hincha inglés que tiene planeada.

La BBC entrevistó hace unos meses a los líderes de los Orel Butchers, un grupo ultra ruso famoso por su violencia: "Obviamente trataremos de hacer algo, eso es 100% seguro". Preguntados acerca de qué había que hacer para ir al Mundial de Rusia y no llevarse una paliza, un portavoz del grupo dijo: "No sé, ten cerca algún niño o algún familiar. Si estás allí con un amigo, debes calcular que te vas a llevar una patada en el culo".