Un ertzaina falleció este jueves por la noche en el Hospital de Basurto tras sufrir un infarto durante los enfrentamientos que se produjeron en los alrededores del estadio de San Mamés, antes del partido de la Liga Europa entre el Athletic de Bilbao y el Spartak de Moscú.

El fallecido es Inocencio Alonso García, de 51 años y natural de Ermua (Bizkaia), que se desplomó durante la intervención policial que se produjo cuando se enfrentaron los hinchas de ambos equipos en la explanada exterior del estadio de San Mamés.

Según el parte médico difundido por el centro hospitalario, el agente ingresó con parada cardiorrespiratoria, después de intentar reanimarle durante más de una hora, y no presentaba ningún traumatismo.

Durante los enfrentamientos fueron detenidas nueve personas, todas ellas varones, cinco del País Vasco; tres rusos aficionados radicales del Spartak de Moscú, y un polaco.

Así lo indicó una portavoz del Departamento de Seguridad del Gobierno vasco, que añadió que los detenidos continuaban en dependencias policiales por presuntos delitos de desórdenes públicos y riña tumultuaria. Además, los extranjeros detenidos también fueron arrestados por un delito de atentado a agentes de la autoridad.

Los detenidos del País Vasco tienen entre 20 y 25 años, los rusos entre 27 y 37 y el polaco 30.

Se desplomó

La Ertaintza había conseguido separar a las dos hinchadas enfrentadas y, en un momento de relativa calma, cuando el agente permanecía en una fila con sus compañeros vigilando al grupo de hinchas locales, se desplomó al suelo sin que le alcanzara objeto alguno, según pudo presenciar Efe en el lugar del suceso.

Inmediatamente, sus compañeros le quitaron el casco y las protecciones reglamentarias, le giraron hacia un lado y le zarandearon para intentar reanimarle, pero no lo consiguieron y una ambulancia le traslado hasta el Hospital de Basurto, muy próximo al estadio.

La consejera de Seguridad del Gobierno Vasco, Estefanía Beltrán de Heredia, que visitó a los familiares del fallecido en el Hospital, destacó el buen funcionamiento del operativo policial.

Beltrán de Heredia dijo que el agente se sintió mal al bajar de una furgoneta policial y después se desvaneció, y que entre los compañeros que le atendieron estaba su hermano, que también es ertzaina.

Barras y puños de hierro

Fuentes policiales han señalado que los enfrentamientos se iniciaron sobre las 19:30 horas, cuando varios centenares de hinchas rusos llegaban escoltados por ocho furgones de la Ertzaintza a los alrededores del estadio, donde les esperaban aficionados radicales locales, a quienes la policía vasca había requisado materiales como palos, barras extensibles y puños de hierro.

En los alrededores del estadio se sucedieron las carreras, el lanzamiento de bengalas y de otros objetos, el vuelco de contenedores y las cargas policiales sobre los alborotadores.

Tras conocerse el fallecimiento del agente, responsables políticos y del mundo del deporte expresaron su condena y sus condolencias a la familia del agente.

"Sobráis en Bilbao"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mostró en las redes sociales sus condolencias a la familia y los compañeros del agente y su reconocimiento a la policía vasca "por sus esfuerzos para proteger a quienes sí saben disfrutar del deporte", y ha condenado "enérgicamente los incidentes violentos" en cualquier acto deportivo.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, mostróo sus condolencias a la familia del agente y a la Ertzaintza y su "condena más absoluta por la provocación y los actos violentos cometidos", así como su solidaridad con este cuerpo policial y "el respaldo a su actuación proporcionada".

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, pidió tolerancia cero con los violentos y mostró "todo su desprecio" a quienes "utilizan la violencia y no respetan nada ni a nadie".

"Quiero trasladar todo mi cariño y solidaridad a la familia y a los compañeros del ertzaina fallecido esta noche y todo mi desprecio a quienes utilizan la violencia y no respetan nada, ni a nadie", escribió en su cuenta de Twitter. En otro tuit, Aburto añadió: "Sobráis en Bilbao!! No os queremos!! Tolerancia cero. El que la hace la paga...".