Deschamps
El seleccionador francés, Didier Deschamps, junto a los jugadores Paul Pogba y Kylian Mbappé. EFE

La sombra del ‘biscotto’ planea sobre el Dinamarca-Francia, que este martes cierra el grupo C. Este término italiano, de creciente uso en el fútbol, ha venido a sustituir al clásico ‘Tongo’, que alcanzó su cima en España 82 con el interesado 1-0 entre Alemania y Austria en El Molinón de Gijón, que dejó a Argelia fuera de la siguiente fase.

Tres décadas y media después, en Rusia 2018, otra selección modesta, Australia, se ve amenazada por un empate de conveniencia entre dos equipos europeos. A Dinamarca le basta un punto para sellar su pase a octavos. A Francia, ya clasificada, ese resultado le valdría para hacerlo como primero de grupo, aunque ahí nace otra suspicacia: si Argentina se repone y pasa de ronda, será su rival.

Francia encabeza el grupo C con 6 puntos, por delante de Dinamarca (4), Australia (1) y Perú (sin puntos, ya eliminada).

"Nuestro objetivo es garantizar la primera plaza, hay varios resultados que nos lo permiten, pero nunca le diría a mi equipo que no saliera a ganar”, comenta el seleccionador francés, Didier Deschamps, que cree que Dinamarca “también saldrá a ganar”: “El empate nos beneficia a los dos, pero quiero que mi equipo salga al césped sin ambigüedad y lo dé todo para ganar”.

El peligro de salir a empatar

Su colega danés, Age Hareide, cree que “no es una buena idea ir a buscar un solo punto”: “Si les metes eso en la cabeza a los jugadores, van a salir más pasivos". Christian Eriksen, la estrella del equipo, insistió en que el objetivo de su equipo es ganar. "Francia quiere terminar primera pero nosotros también, y no es algo imposible”.

Deschamps también dejó claro que no hacen cábalas para acabar primeros o segundos. Sería inútil además, porque su grupo, el C, se resuelve antes (los partidos comienzan a las 16:00 hora española) que los del D (Islandia-Croacia y Nigeria-Argentina, a las 20.00).

Un empate previsible

En las casas de apuestas, el empate entre Dinamarca y Francia presenta una cuota más baja de lo habitual. De hecho, es la más baja de los doce partidos que quedan por jugar en la primera fase del Mundial, por debajo incluso de un choque a priori más igualado como el Inglaterra-Bélgica del grupo G.