Messi
Messi, con Argentina. EFE

La Albiceleste llega al Mundial envuelta en un mar de dudas. Su juego no convence y sus resultados tampoco, casi se queda fuera del Mundial y solo lo evitó un jugador: Leo Messi.

Y es que en esta selección argentina todo gira en torno a la figura del '10'. Cada acción ofensiva o cada gol tiene a un protagonista, que no es otro que el jugador del FC Barcelona. Es principio y fin de todo en el nuevo proyecto de Sampaoli.

Messi tiene ante sí un reto mayúsculo, pues ganar un Mundial, más con esta Argentina, le puede llevar a convertirse en, nada menos, que el mejor jugador de la historia del fútbol. Es su gran desafío.

Pero para ello necesita la ayuda que no recibió en la fase de clasificación. Argentina tiene mucho talento arriba (Agüero, Higuaín, Dybala, Lo Celso, Di María), pero una clara carencia en la creación en el centro del campo, donde solo Banega tiene una cierta capacidad para la construcción. Biglia y Mascherano no convencen en el medio, y atrás ofrece dudas tanto a la hora de sacar el balón como a la hora de defender. Por si fuera poco, han perdido a su portero titular: Sergio Romero se ha lesionado y se pierde la cita.

La estrella: Leo Messi

En Argentina, tiene libertad absoluta para aparecer por donde le dé la gana, y en más de una ocasión se ve obligado a bajar para iniciar las jugadas. Eso no le ha impedido ser decisivo con sus goles, y llega tras un año en el que ha estado pletórico a nivel individual. Está, si es que eso es posible, en su mejor momento.