Gareth Bale.
Gareth Bale. EFE

Gareth Bale exhibió este domingo, en el partido contra el Levante UD, su malestar por la situación que atraviesa en el Real Madrid. El delantero galés no quiso celebrar el tanto que marcó de penalti con Lucas Vázquez, al que se quitó de encima cuando se acercaba a él para abrazarlo.

Bale no sólo está molesto por los pocos minutos que le da Santiago Hernán Solari, sino también con algunos compañeros de vestuario. Según informó la Cadena Ser en la noche del domingo, le han sentado mal los comentarios recientes de dos futbolistas: Marcelo y Courtois.

El portero belga desveló en su país que a Bale se le apoda en el vestuario 'el golfista', debido a su pasión por ese otro deporte. Marcelo, uno de los pesos pesados de la caseta blanca, añadió que Bale sólo habla inglés: “Te comunicas con él con gestos”, dijo el brasileño.

Ausente en la cena

En las últimas fechas, Bale ha mostrado varios signos de desconexión con el resto del equipo. Se marchó del Santiago Bernabéu en pleno partido contra la Real Sociedad y hace dos semanas fue uno de los dos únicos ausentes (el otro fue Toni Kroos) en la cena de confraternización del equipo. Según dijo el propio Courtois, Bale no fue a la cena porque suele acostarse a las once de la noche.