Gareth Bale y Luka Modric.
Gareth Bale y Luka Modric. EFE

Gareth Bale le ha dado el triunfo al Real Madrid tras transformar un polémico penalti señalado por Doucouré sobre Casemiro, que ha causado un gran revuelo al considerar los jugadores del equipo local que en ningún caso había infracción sobre el jugador brasileño.

Después de haber marcado la pena máxima, el jugador galés ha dejado unas insólitas imágenes, cuando se ha quitado de encima a sus compañeros cuando le han acompañado para celebrar la jugada, algo que ha sido obviamente muy sorprendente.

Además, llama la atención que el jugador que ha ido a abrazarle haya sido Lucas Vázquez, precisamente uno de los futbolistas con los que se está jugando el puesto. Sin duda, una acción que no habrá gustado a los aficionados del Real Madrid.