El jurado de los Premios Princesa de Asturias de los Deportes anunció en Oviedo la adjudicación del galardón de la edición 2019 a la esquiadora estadounidense Lindsey Vonn, quien se retiró del deporte de élite tras el pasado Mundial.

El exatleta olímpico Abel Antón anunció la decisión del jurado y explicó que “a lo largo de su carrera, ha destacado por su extraordinaria aportación al mundo del deporte, al ser la mujer con más victorias en la historia de la Copa del Mundo de esquí alpino, además de una excelente trayectoria en los Mundiales y en los Juegos Olímpicos".

Antón también destacó “su capacidad de superación ante la adversidad y  ser ejemplo de deportividad”, ya que “destaca por su compromiso con las generaciones futuras al haber creado una fundación que lleva su nombre a favor del apoyo y orientación de las mujeres jóvenes a través de la transmisión de valores educativos, deportivos y de desarrollo personal”.

La candidatura de la esquiadora fue propuesta por Theresa Zabell y se ha impuesto a un total de 20 rivales de ocho países diferentes, entre los que se encontraban la jugadora de bádminton Carolina Marín y el patinador Javier Fernández. De esta manera, sucede a los alpinistas Reinhold Messner y Krzysztof Welicki como galardonados.