LeBron James
LeBron James en un entrenamiento. INSTAGRAM LEBRON

A sus 33 años, LeBron James vive una segunda juventud. Es, posiblemente, su mejor temporada como profesional, y presenta unos números de escándalo: 27,5 puntos, 9,1 asistencias y 8,6 rebotes con un espectacular 55% en tiros de campo.

¿El secreto de su éxito? Simple. Trabajo, trabajo y trabajo. El mejor jugador de baloncesto del mundo emplea mucho tiempo y mucho dinero en cuidarse, y ello repercute en su gran rendimiento en la cancha y en que su veteranía sea una ventaja.

Más de un millón de euros gasta el jugador de los Cleveland Cavaliers en el cuidado de su cuerpo. Tiene varios chefs y masajistas personales, bañeras de agua fría y caliente, recibe tratamientos con nitrógeno líquido y, por supuesto, tiene un gimnasio personal en su casa a imagen y semejanza del que tiene su equipo.

LeBron cuenta también con la ayuda de Donnie Raimon, exagente SEAL, como entrenador personal. El ex de operaciones especiales le ayuda especialmente con sus dolores de espalda, algo que sufre con cierta frecuencia el alero norteamericano desde hace varios años.

"Emplea mucho dinero en cuidar su cuerpo y eso no lo hace todo el mundo. Mucha gente se piensa que es un gasto excesivo, pero ese gasto le ha permitido ganar mucho más dinero durante un largo periodo de tiempo", dice su ex compañero y amigo Mike Miller.