Zac Efron
Zac Efron en Baywatch (2016) y en High School Musical (2006). GTRES

En poco más de dos meses y medio puedes ponerte más fuerte que el vinagre sin salir de casa.Las comunidades centradas en un estilo de vida sana y el fitness mueven millones de seguidores en las redes sociales.

Los planes de entrenamiento online comienzan a ser otro nicho a explotar por las empresas de bodybuilding. Las cuotas que se cobran a los usuarios son más baratas que las de un gimnasio y evita que uno tenga que perder tiempo en desplazamientos. Requisitos: una buena conexión a internet, fuerza de voluntad y ser constante. ¿Parece fácil, no?

80 Days Obsession (80 días de obsesión) es uno de estos planes de entrenamiento y nutrición que siguen millones de personas a través de Facebook e Instagram. Detrás se encuentra Beachbody, una empresa californiana de entrenamientos en DVD que genera ventas brutas anuales que superan los mil millones de dólares.

En este caso, el paquete de entrenamiento cuesta 39 dólares e incluye un plan de comidas que hay que seguir a diario. No solo te dice lo que tienes que comer sino las horas y cantidades.

En cuanto al plan de ejercicios, este va cambiando cada semana, en función de la parte del cuerpo que toca trabajar. Como no hay un monitor delante que te controle lo que se hace es alternar los tipos de entrenamientos para que la gente no tire la toalla.

Las clases son seis días a la semana (no pain, no gain) y están pensadas para personas con un nivel intermedio de resistencia física. Pero tranquilo, que si eres nuevo en esto hay opciones más sencillas.

'Online', sí, pero nada de descargas

El factor online debería suponer una ventaja ya que te permite conectarte desde cualquier lugar. Sin embargo, hay usuarios que se han quejado porque si tienes una conexión regulera a internet, se te fastidia el entrenamiento. De momento, la opción de descargar las clases no está contemplada.

Lo que más le gusta a los usuarios es que quienes siguen el plan van subiendo las fotos de sus progresos a las redes sociales. Las imágenes del ‘antes’ y el ‘después’ es una estrategia de marketing bastante efectiva que usan otros perfiles de fitness.

A Kayla Itsines, con un plan de doce semanas de entrenamiento, le ha servido para crear una gran comunidad de seguidores (solo en Instagram tiene 8,4 millones).