Raúl
Raúl González, en un acto organizado por la LFP. GTRES

Problemas para Raúl González Blanco. Un juez ha ordenado investigarle por un presunto delito de alzamiento de bienes. El exfutbolista del Real Madrid está acusado, junto a su cuñado y a su madre, de vaciar su empresa de renovables para eludir el pago de 7,17 millones de euros a sus acreedores, informa el diario El Mundo.

Según este rotativo, la empresa de Raúl, dedicada a la producción de paneles solares, fracasó, teniendo que pagar 7,17 millones a una empresa socia llamada Aurantia, en 2009. En 2011, la empresa de Raúl se escindió. Los acreedores dicen que los bienes de esa compañía se transfirieron a otra, para eludir el pago. En este proceso, además, el propio exjugador se había embolsado 1,4 millones de euros.

Por otro lado, en su auto, el juez deniega un recurso del exfutbolista. Los delitos por los que se le imputan pueden suponer penas de prisión de hasta cuatro años de cárcel.

Además de esta vía penal, los acreedores han abierto procedimiento civil, y en él, el juez dictó orden de embargo de nueve millones de euros. Raúl ha pedido la paralización de la orden.