Fernando Alonso
Fernando Alonso, durante una firma de autógrafos en el WEC. TOYOTA GAZOO RACING

Fernando Alonso compartía en sus stories de instagram un selfie en el que se le ve con una sonrisa mientras cogía el que ha sido su decimotercer avión en lo que va de 2019. La actividad frenética del asturiano una vez que se ha retirado de la Fórmula 1 va en aumento, y en esta ocasión le llevó a Sebring, donde participó en unos test con el equipo Toyota antes de la disputa de la siguiente prueba del Mundial de Resistencia allí.

Las tres jornadas que pasaron en el circuito de Florida fueron fundamentales para todos, incluido él mismo, ya que no conocían el trazado. Los seis pilotos de Toyota participaron en los test, incluidas unas pruebas nocturas en las que rodaron en el bacheado y complejo circuito americano.

En total, rodaron unos 4.000 kilómetros, que es casi dos veces y media la distancia que harán en la carrera que se disputa en marzo.

"Ha sido fantástico descubrir este circuito, que es legendario en las carreras de resistencia", afirmaba Alonso. "La superficie de la pista, particularmente los baches, es realmente diferente a lo que estamos acostumbrados, así que ha sido un test muy interesante. Hemos aprendido mucho y esto nos ayudará en nuestros preparativos para la carrera del próximo mes", dijo Alonso, en declaraciones facilitadas por la escuadra Toyota Gazoo Racing.

El próximo compromiso de Alonso le devolverá al paddock de la Fórmula 1, ya que tiene previsto participar en los test de pretemporada con McLaren, al lado de Lando Norris y Carlos Sainz.