Conor McGregor
Conor McGregor fuma marihuana bajo la divertida mirada de Mike Tyson. thenotoriousmma / INSTAGRAM

Con 30 años, Conor McGregor ha anunciado este martes su retirada de las artes marciales mixtas. El luchador irlandés alcanzó la cima de su popularidad hace dos años, cuando se enfrentó a Floyd Mayweather Jr. en un combate de boxeo y, de hecho, se apunta ya que esta inesperada despedida puede tratarse de una maniobra comercial.

"Mi objetivo es ser el deportista mejor pagado y llegar a los mil millones de dólares", dijo tras aquella pelea, dentro de su habitual línea de verborrea y polémica. Sus visitas forzosas a la comisaría han sido frecuentes durante toda su carrera, ya fuera por multas por exceso de velocidad, por lanzar una valla contra el autobús de otro luchador. Se libró de la cárcel tras declararse culpable de desorden público.

Su último escándalo salió a la luz hace sólo unos días, cuando fue detenido en Miami (Florida, Estados Unidos) por robar el móvil a un fan que quiso fotografiarle.

Dos títulos al mismo tiempo

McGregor fue el primer luchador en la historia de la Ultimate Fighting Championship (UFC) en ostentar títulos en dos divisiones distintas al mismo tiempo. También ha competido como peso pluma, peso ligero e incluso peso wélter.

Aunque comenzó jugando al fútbol, como tantos otros niños en Crumlin (Dublín), se interesó por el boxeo ya en su preadolescencia. Años más tarde conoció a otro futuro luchador, Tom Egan, con el que empezó a entrenarse en artes marciales mixtas. En 2007, a los 18 años, hizo su debut amateur en esa disciplina y dejó claro su potencial: ganó por KO técnico en primera ronda. Esa misma noche firmó su primer contrato profesional.

En su palmarés en la UFC figuran los títulos del Peso Ligero y el Peso Pluma, división en la que cuenta con el mayor número de KOs (seis). También cuenta con el récord de finalización más rápida en un combate por el título: trece segundos contra José Aldo.

Una burla de 100 millones de dólares

El combate de boxeo contra Mayweather en 2017, sin duda, disparó su popularidad pese al fiasco de la velada. También su cuenta corriente, pues ingresó en total unos 100 millones de dólares por distintos conceptos. En lo deportivo, perdió por KO técnico en el décimo asalto de los doce pactados y semanas después calificó todo como “una burla”.

En las artes marciales mixtas, deja un récord de 21 victorias (18 por KO, una por sumisión y dos por decisión) y cuatro derrotas, todas ellas por sumisión. La última fue ante Khabib Nurmagomedov, que acabó con una batalla campal y una sanción de 50.000 dólares y seis meses de inhabilitación que le permitía pelear este mes de abril. Sin embargo, él ha decidido dejarlo. Al menos, por ahora.