Cassano
Antonio Cassano (c) grita al árbitro Nicola Pierpaoli después de tirarle la camiseta tras expulsarle. EFE

Cassano, genio y figura.

El que fuera jugador del Real Madrid ha vuelto a Italia y sigue con sus numeritos, que tan famoso le hicieron en la capital de España.

Esta vez fue durante el partido entre la Sampdoria y el Torino. Con 1-2 en el marcador, el italiano marcó el gol del empate y su rabia acumulada hasta ese momento le hizo dar una patada al banderín del córner. Eso le valió una amarilla.

Unos minutos después comenzó el show. Cassano protestó una jugada, lo que le valió la roja. Fue entonces cuando el italiano perdió la cabeza, se quitó la camiseta y se la tiró al árbitro con frases amenazantes hacia el colegiado como "te espero fuera".

Todo quedó ahí, ya que después del partido, con los ánimos más calmados, Cassano pidió perdón. "Pido perdón. He hecho un gesto censurable que echa por tierra todo lo que había conseguido".