Fernando Alonso
Fernando Alonso, al volante del McLaren MCL33 durante el GP de Brasil. EFE

Fernando Alonso se despidió del circuito de Interlagos en su último GP de Brasil con muy malas sensaciones. El asturiano vio cómo una mala parada en boxes le mandaba al fondo de la carrera, a las últimas posiciones, después de que sus mecánicos errasen a la hora de colocar uno de los neumáticos medios con los que acabó carrera.

El enfado de Alonso fue tremendo. Tanto, que al ver cómo se veía forzado a no pasar de la última posición peleando con su compañero Stoffel Vandoorne, dio una orden directa por radio: "No me habléis más por radio en lo que queda de carrera".

El asturiano dejó claro que no estaba para mucho, y menos en una carrera en la que se vio a más de dos segundos del otro McLaren hacia el final de la prueba. No sólo fue doblado, sino que estaba sin ritmo para intentar llegar siquiera a una paupérrima 17ª posición que le sabe a poco o nada para su penúltima carrera en Fórmula 1.