El Barça toca el título de Liga con la yema de los dedos. Lo tiene a tiro de un solo partido. Podría ser campeón hoy si el Valencia gana al Atlético en el Wanda y si no, el fin de semana si logra los tres puntos. Lo único cierto es que la victoria ante el Alavés en Mendizorroza (0-2) deja el campeonato doméstico totalmente sentenciado, por si había alguna duda.

Si algo quedó claro con la alineación de Valverde es que la prioridad es la Champions, Con la Liga prácticamente en el bolsillo, en Mendizorroza decidió dar descanso a Leo Messi y a Jordi Alba. O lo que es lo mismo, el mejor jugador del equipo (y del mundo, aunque ese es otro debate) y el único futbolista que no tiene recambio en su puesto.

El resto del equipo, eso sí, plagado de titulares, y al poco de comenzar casi marca Coutinho con un disparo desde dentro del área que tuvo que sacar un defensa delAlavés. Los vitorianos no son los del principio de temporada, vienen de una fuerte marejada con el anunció del día anterior de que Abelardo no seguirá la próxima temporada y eso se notó en una primera mitad de claro dominio culé.

Eso sí, pese al control del juego, no hubo ocasiones claras de gol. Lo intentaron Suárez y Vidal, pero Pacheco respondió con una buena parada al primero y el cabezazo del chileno se perdió desviado.

Fue tras el descanso cuando el Barça puso una marcha más y decantó el duelo. Una arrancada de Sergi Roberto al poco de comenzar acabó en un psae que Suárez, muy inteligente, dejó pasar y el canterano Aleñá, entrando desde atrás, remató con sangre fría al fondo de la red.

Pese al tanto, el conjunto azulgrana no aflojó y buscó el segundo para tratar de sentenciar el choque. Y fue en una jugada muy polémica cuando llegó. En un córner, el balón golpeó en la mano de Umtiti, después en la de Tomás Pina y en el rechace Piqué y el central galo del Barça remataron a gol, aunque con fuera de juego claro de éste último. La embarullada jugada hizo que elVAR interviniera y el colegiado consideró que la mano de Umtiti no era punible y sí la del centrocampista del Alavés.

Luis Suárez, desde los 11 metros, no perdonó pese que Pacheco tocó el balón, y con media hora aún por jugarse, entró Messi. Más difícul aún para el conjunto local.
Al poco de entrar al campo, la clásica jugada de Leo marchándose de varios jugadores casi acaba en el tercero, pero el palo lo impidió, y el choque se abrió con elAlavés buscando un tanto que le metiera en el partido de nuevo.

Gerard Piqué volvió a dar otra exhibición defensiva para evitar el gol babazorro y Coutinho perdonó el tercero tras una asistencia de Messi.

El marcador no se movió, y el Barça ya celebra el título. Si el Atleti no falla y puntúa mañana, podría ser el sábado, día en el que los rojiblancos reciben primero al Valladolid y después los culés se miden al Levante en casa. Se avecina fiesta en el Camp Nou... pero moderada, el miércoles espera elLiverpool.