Sube el 'precio' de las tarjetas en la Liga F: la amarilla, a 180 euros, y la roja a 350

Tarjeta roja
Tarjeta roja
RFAF

Los cambios en el fútbol femenino desde su profesionalización no paran de sucederse, y ahora una nueva modificación en la competición vuelve a amenazar a los clubes: el aumento del precio de las tarjetas. El cambio, impulsado desde la Federación para igualar las sanciones a las de LaLiga Santander, supondrá un aumento de cientos de euros que afectará considerablemente a la economía de los clubes... y de las jugadoras. 

Hasta el pasado curso, una infracción sancionada con tarjeta amarilla suponía una multa de 4 euros para el club de la jugadora amonestada. En el caso de que la tarjeta fuera de color rojo, la suma ascendía a 9 euros. Pero estas tarifas han cambiado drásticamente y, lo que es peor, sin previo aviso para todos los equipos femeninos que ven ahora en peligro sus economías.

Este cambio ha sido impulsado por la propia Federación Española de Fútbol, que a partir de esta temporada aplica en la Liga F la misma norma que en la primera división masculina, el artículo 52 del Código Disciplinario que estipula las 'tarifas' asociadas a estas infracciones.

"En las competiciones de carácter profesional, la sanción de amonestación de directivos, futbolistas, entrenadores y auxiliares, llevará consigo, para el club de que se trate, multa accesoria en cuantía de 180 euros cuando se trate equipos adscritos a Primera División, y de 90 euros cuando se trate de equipos adscritos a Segunda División. La sanción de suspensión conllevará multa por importe de 350 euros, cuando se trate equipos adscritos a Primera División, y de 200 euros cuando se trate de equipos adscritos a Segunda División, por cada partido o mes que abarque", sentencia este punto.

Este cambio de cifras supone un grave problema para los combinados femeninos, pues si bien las 'multas' se igualan a las de los combinados masculinos, el presupuesto de los equipos de la Liga F es mucho menor

Así, en una temporada, un club como el Betis femenino pasaría de abonar los 382 euros que pagó la pasada campaña por un total de 82 amarillas y 6 rojas, a 16.860 euros por las mismas amonestaciones. 

El coste de las infracciones para los jugadores

Otro de los puntos que ha generado controversia al ser comparado con las competiciones masculinas es el de las 'multas' que reciben los jugadores amonestados, que sería de 601,01 euros por infracción. En este caso sucede el mismo problema, pues el sueldo de las jugadoras es considerablemente menor que el de un jugador (aunque en términos generales estas multas suelen ser también asumidas por los clubes).

En cuanto al 'precio' de las tarjetas en Primera Federación, las amarillas costarán 30 euros y las rojas 45. Además, los jugadores y jugadoras serán sancionados con una multa de 300 euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento