Courtois se hace leyenda con nueve paradones en la final: "Por mis muertos tenía que ganar"

Courtois, el héroe de la final.
Courtois, el héroe de la final.
EFE

El mundo del fútbol acostumbra a recordar a los goles, a aquellos jugadores que marcaron los tantos decisivos en las grandes finales. Pero detrás de ellos, siempre está alguien en la retaguardia, el último bastión que defiende la portería.

En el Real Madrid tiene nombre propio: Thibaut Courtois. El belga, con su magnífica Champions y temporada en general, ha sido capaz de hacerle sombra dos jugadores que han sobresalido enormemente como Vinícius y Benzema

Courtois se ganó un puesto en los altares con su soberbia actuación en la final frente al Liverpool. Parada tras parada consiguió mantener a cero su portería, y no tenía un rival fácil enfrente con el tridente formado por Mané, Salah y Luis Díaz.

Desquició a los delanteros reds durante los noventa minutos. Su espectacular manopla evitó el primero de Arnold y salvó el segundo con una gran mano abajo a Mané, en un balón que acabó en el palo. Y fue un continuo suma y sigue. Así hasta los instante finales, cuando volvió a desbaratar otro mano a mano con Salah. Y ahí estuvo cuando más lo necesitaba el equipo. Nueve paradas salvadoras que suponen un récord de la Champions (desde que se tienen registros estadísticos, en 2004), lo que le eleva a la categoría de leyenda absoluta.

Courtois fue nombrado MVP de la final y, eufórico, ante los micrófonos de RTVE, se mostró natural: "Por mis muertos que íbamos a ganar". 

Mucho más que su actuación de la final

El relato de Courtois parece un idilio con su portería con el Real Madrid. Haciendo gigante cuando más se le necesitaba, llenando de esperanza a los suyos y enseñando a los rivales que tenían que hacer algo sobrenatural para superarle.

Pero su camino va mucho más allá de ese partido. Actuación tras actuación, ha salvado los muebles del equipo. Cuando todo parecía perdido, él supo erigirse como el Salvador -sí, con mayúsculas-.  

Ahí estuvo él contra el Chelsea. Mantuvo el sueño evitando que un cabezazo de Rüdiger sobrepasase la línea. 'La Mano de Dios' apareció para decir que allí estaba su reencarnación, algo que parece ir en el ADN del Real Madrid.

No se achicó ni lo más mínimo frente al acoso del City en las semifinales. De nuevo, otra imponente actuación que desbarató los planes de Guardiola y los suyos cuando los blancos parecían completamente noqueados.

En definitiva, Courtois escribió una nueva página en la historia de la Champions League. Como él mismo dijo "estoy en el lado bueno de la historia", esa que él mismo ha contribuido a prolongar, como el dominio del Real Madrid en su competición fetiche.

Courtois, contra las críticas

"Hoy necesitaba ganar esta final…por mi carrera y por todo mi trabajo…ganar respeto en mi nombre porque no creo que me respeten lo suficiente, en Inglaterra. Vi muchas críticas incluso después de una gran temporada, diciendo que no era lo suficientemente bueno", dijo el portero en declaraciones tras el partido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento