Paula Badosa toma el relevo de Garbiñe Muguruza en el tenis español: un ascenso marcado por el carisma

Paula Badosa, durante su partido ante la italiana Martina Trevisan en el Open de Australia, en Melbourne.
Paula Badosa, durante su partido ante la italiana Martina Trevisan en el Open de Australia, en Melbourne.
DAVE HUNT / EFE

Paula Badosa se ha convertido en uno de los grandes nombres propios del circuito de la WTA. Tras la retirada de Ashleigh Barty, la española, que está quinta en el ránking, tiene la posibilidad de pelear por el primer puesto con Iga Swiatek o Maria Sakkari.

Un crecimiento que dio el estirón absoluto la temporada pasada. La joven nacida en New York había finalizado el año 2020 como 70ª. A partir de 2021, se lanzó a por todas y el altísimo nivel de juego y confianza le hizo asentarse entre las mejores del mundo, finalizando en una magnífica octava posición. Registro que ha mejorado hasta colocarse como quinta del mundo, llegando a ser cuarta durante varias semanas.

Relevo de Muguruza en el tenis español

La increíble mejoría de Badosa ha tenido una damnificada, Garbiñe Muguruza. La caraqueña, que durante muchos años ha sido la mejor clasificada y el estandarte de nuestro país, ha visto como su compatriota le pasaba por la derecha tras un magnífico primer trimestre del año. Pese a alzarse con la WTA Finals 2021, el torneo que reúne a las mejores tenistas del año,  Muguruza no ha conseguido esa fiabilidad en los resultados en el comienzo de 2022.

La consistencia mostrada por la neoyorquina, que suma en su haber casi el triple de victorias que de derrotas en este comienzo con un balance de 13 triunfos por los partidos perdidos, mejoran ampliamente los registros de Garbiñe, que únicamente ha sido capaz de levantar el puño en cinco duelos, los mismos en los que ha sido derrotada.

Tampoco sale beneficiada la hispanovenezolana si se mira los títulos cargados en la mochila hasta marzo, donde se ve superada de nuevo por Badosa. La actual número seis del mundo vivió su momento de gloria en el torneo de Sydney, donde se impuso a Barbora Krejcikova. Una batalla que tampoco logra ganar Garbiñe, que no ha sido capaz de acercarse a ampliar su vitrina de triunfos. 

Otro dato importante a resaltar es la edad de ambas. Badosa cuenta con 24 por los 28 de su compatriota, es decir, un relevo generacional está a la orden del día en el tenis español. Dato interesante es que entre las 10 raquetas más importantes del mundo, únicamente Karolina Pliskova, con 30 años, supera a Muguruza en la edad. 

Tierra de por medio

Una inoportuna lesión en el hombro de Garbiñe le hará desaparecer del mapa tenístico durante más de un mes, ya que se espera que reaparezca en el Mutua Madrid Open. Una decisión pensada para volver en la gira de polvo de ladrillo.

Y una oportunidad inmejorable para Badosa de seguir tomando distancia frente a una de las mejores tenistas españolas de la historia. Ante si tiene un reto mayúsculo, pero con su capacidad de crecimiento y los cimientos que está creando tiene mucho que recorrer en este tramo de temporada. En el mismo torneo que reaparecerá Muguruza fue donde se dio a conocer su mejor tenis en la versión de tierra batida y sólamente fue apeada en las semifinales por Ashleigh Barty, número uno del mundo en ese momento. 

Sin embargo, su punto más álgido llegó en Indian Wells, donde se convirtió en la única española en haber levantado ese Masters 1.000 tras derrotar en la final a Victoria Azarenka por 7-6 (5), 2-6 y 7-6 (2). 

Badosa, un carisma sin igual

Una de las grandes características de Badosa a lo largo de exponencial crecimiento ha sido su fuerza sobre la pista. Todo un torbellino de emociones, de pasión y de sentimiento que hace engancharse al espectador que la ve brillar en cada torneo. Un ejemplo de ello es este puntazo frente a Fruhvirtová, donde pese a jugar con problemas de espalda, hizo las delicias de todos los presentes con ese increíble 'rally' de golpes.

No se deja amilanar por derrotas prematuras y siempre da lo mejor de sí misma en cada duelo. Una particularidad que hace que en cada victoria se vaya creciendo y sume adeptos a la causa. Una muestra de poderío de la que pocas tenistas puede presumir. 

Su mejor momento está por llegar

Mientras se va afianzando en el top cinco de la WTA, Badosa tiene mucho futuro por delante. En su cabeza seguro que rondan dos objetivos: ser número uno del mundo y ganar un Grand Slam. Dos requisitos que ya ha alcanzado Muguruza, que fue la primera de la clasificación durante varias semanas en 2017 y que alcanzó el cielo sobre la arcilla de Roland Garros y sobre el césped del All England Tennis Club de Wimbledon.

De hecho, en 2021 Badosa consiguió su mejor resultado en Roland Garros, Wimbledon y US Open y en 2022 lo consiguió en el Open de Australia. Indicios de su cómo ha mejorado en todo y de lo que tiene por delante para mantener durante muchos años su hegemonía como mejor española en las listas, aunque a buen recaudo Muguruza seguirá peleándole el trono. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento