Simone Biles se sincera sobre la salud mental y los deportistas: "No somos entretenimiento, somos humanos"

Simone Biles, en Tokio 2020
Simone Biles, en Tokio 2020
EFE

Simone Biles llegó a Tokio 2020 como una de las grandes figuras de los Juegos Olímpicos, después de asombrar al mundo en Río 2016 con una auténtica exhibición de gimnasia que la colocó a la altura de la mítica Nadia Comaneci. Una semana después, con su participación concluida, la norteamericana se marcha de Japón con "solo" una plata y un bronce... pero como una leyenda aún más grande si cabe.

Biles ha dado una lección a todo el panorama deportivo mundial, tanto a profesionales como a aficionados, sobre la importancia de la salud mental en la competición y cómo ha de tratarse. La gimnasta, tras haber finalizado su torneo, se ha sincerado sobre todo lo que le ha tocado vivir en los últimos días.

"Ha sido una semana muy larga, han sido cinco años muy largos", afirmaba tras la competición de viga de equilibrio con la que cerraba su andadura en Tokio. "Solo quería salir y hacerlo por mí, y eso es lo que he hecho", añadió mostrándose "bastante feliz" de conseguir una medalla que "no esperaba".

Y es que recordamos que Biles decidió dar un paso a un lado tras el primer día de competición porque "física y mentalmente no era seguro". "Tuve que ser evaluada por los médicos todos los días, y luego tuve dos sesiones con un psicólogo deportivo del equipo, pero he estado entrenando en la barra todos los días", explicó.

Todo ello, por culpa de los ya famosos 'twisties', un bloqueo mental que sufren los gimnastas en el que pierden la orientación y el equilibrio mientras están en el aire, siendo potencialmente muy peligrosos para su integridad física, como afirmó Biles. Esto mismo es lo que le obligó a la cambiar su aterrizaje en la prueba de barras a última hora, perdiendo dificultad pero asegurándose ejecución.

"Sólo traté de salir y hacer un buen ejercicio para competir una vez más en los Juegos porque me había clasificado para cinco finales, pero luego me retiré. Eso fue malísimo, pero estuve emocionada de estar en las gradas animando al equipo estadounidense", añadió Biles.

No obstante, la que ya es considerada como un referente del deporte en todos los sentidos de la palabra cree que todavía hay mucho trabajo por hacer para normalizar el tema de la salud mental, tanto dentro como fuera de la competición. 

"Creo que debería hablarse mucho más del tema de la salud mental, especialmente con los atletas porque sé que algunos de nosotros estamos pasando por las mismas cosas y siempre nos dicen que sigamos adelante, pero ahora ya somos un poco mayores y podemos hablar por nosotros mismos. Al final del día, no somos solo entretenimiento, somos humanos, y hay cosas por detrás que, además del deporte, con la que hacemos juegos malabares", sentenció.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento