Las claves para derrotar a Estados Unidos en los cuartos de final del torneo olímpico de baloncesto

Los jugadores de la selección de Estados Unidos de baloncesto.
Los jugadores de la selección de Estados Unidos de baloncesto.
EFE

España y Estados Unidos se conocen bien. Muy bien. Mucho ha pasado ya desde aquella siempre recordada final de los Juegos Olímpicos de Los Angeles 84. En su momento, enfrentarse a los estadounidenses era poco más que un premio. Algo que nada tiene que ver con las finales de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y Londres 2012, cuando se tuteó a los de las barras y estrellas, aunque sin el premio del oro. En los Juegos Olímpicos de Tokio la historia es bien distinta, con ambos equipos cruzándose en cuartos de final (el martes a las 6:40 horas peninsulares españolas).

En este momento la selección entrenada por Gregg Popovich tiene más puntos débiles que nunca, pese a que su superioridad individual sigue siendo palpable en muchos de los emparejamientos. Para empezar estamos hablando de un equipo que, pese a los abultados resultados, va de menos a más tras la derrota inaugural ante Francia. Este conjunto de cuartos de final nada tiene que ver con lo que nos encontraríamos en la final. Muchos de los jugadores de USA te pueden meter 30 puntos (Kevin Durant, Damian Lillard, Devin Booker…), pero de momento no está siendo la tónica. Es como si aún estuvieran encajando piezas y adaptándose a compartir el balón.

Precisamente ésa podría ser la gran laguna de los de Popovich. No están acostumbrados a hacer rodar tanto el balón y en defensa se les puede apretar. La presión sobre el extra pass podría provocar un cortocircuito ofensivo de los americanos… hasta que alguien tome responsabilidades. En ese momento ya estaríamos hablando de otra cosa.

Si nos fijamos en defensa en el otro lado de la cancha, también estamos ante un punto clave para poder derrotar a Estados Unidos. Los NBA están pasando los bloqueos por detrás y cambiando de defensor en este tipo de acciones. Aprovechar los momentos en los que los jugadores altos de España se encuentren con una rival más bajo y llevarlo al poste puede dar muchos quebraderos de cabeza a los de Popovich. Los Gasol tendrán mucho que decir en ese sentido.

El pívot español Pau Gasol afronta el choque ante Estados Unidos en cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 como "un reto", una oportunidad de "hacer algo histórico" y superar por primera vez al equipo americano en la cita olímpica. (Fuente: COE)

Sin embargo, todo lo que está sobre el papel puede perder mucho sentido una vez que comience el partido. Ganar a Estados Unidos será muy difícil. Los mismos que, si se gana España, se jactarán de que los jugadores NBA no tienen ni idea de baloncesto FIBA serán los que si se pierde, digan que Estados Unidos es un equipazo. 

Derrotar a los americanos es tarea muy complicada, pero no imposible. Si tiene que salir un partidazo mayúsculo a lo largo de los Juegos Olímpicos, por qué no que sea éste. Habrá que apretar los dientes en defensa, multiplicarse en las ayudas, no dejar tiros abiertos, mover el balón en ataque, buscar el juego interior y correr al contraataque como si no hubiese un mañana. Y con todo eso, ya veremos, porque los de Sergio Scariolo tienen mucho que decir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento