Marc Márquez sufre su segunda caída del fin de semana en Assen y saldrá 20º; Viñales se reivindica con la pole

Marc Márquez, en el GP de los Países Bajos
Marc Márquez, en el GP de los Países Bajos
Repsol Media

No está siendo el fin de semana de Marc Márquez. El piloto catalán acabó antes de tiempo la clasificación del GP de los Países Bajos por una nueva caída cuando estaba pugnando por entrar en la Q2.

Aunque bastante menos fuerte que la del día anterior, para el octocampeón este fue un decepcionante golpe. Un arrastrón cuando afrontaba la curva 9 del difícil trazado de Assen, que le hizo perderse los instantes finales y que, a la postre, le impidió pelear por la tanda definitiva. Su enfado y frustración era notable, no tanto por la caída en sí, sino por las malas sensaciones que le transmite su RC213V, más incontrolable de lo que le gustaría pese al nuevo chasis.

Si lo de Márquez fue la cruz, para Maverick Viñales fue la cara. En un fin de semana muy tenso por sus declaraciones y quejas hacia Yamaha, el piloto español consumó una memorable pole en la que superó a su compañero Fabio Quartararo

Para el de Roses es un fin de semana clave, dado que quiere demostrar que lo ocurrido en las últimas carreras es un pequeño bache que puede superar, incluso pese a no contar con el apoyo que le gustaría de dentro del equipo. Quizá en esta pole tenga mucho que ver que ha copiado (o así lo aseguró) la telemetría y preparación de la moto de Quartararo.

"Puedo apretar, que es lo importante. Puedo ir un poco al límite y estoy contento", resumía Viñales, satisfecho, tras lograr el mejor tiempo de la clasificación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento