Simeone diseña un Atlético de Madrid con aroma a campeón

  • Los colchoneros dominan la Liga con puño de hierro y una gran ventaja sobre sus perseguidores.
  • El Cholo Simeone ha fabricado una máquina hasta ahora imparable en el torneo doméstico. 
El Cholo Simeone, dando instrucciones en el partido ante el Valencia
El Cholo Simeone, dando instrucciones en el partido ante el Valencia
EFE

El Atlético es, por derecho propio, el favorito para ganar la Liga. Campeón de invierno con una trayectoria que asusta, ha logrado 47 puntos en los 18 partidos que ha disputado, lo que significa que lleva una proyección cercana a los 100 puntos, una auténtica locura.

La trayectoria del conjunto colchonero recuerda a aquellas Ligas que se disputaban Barcelona y Real Madrid a comienzos de década, cuando ni alcanzar el centenar de puntos garantizaba ganar el torneo doméstico. Son puntajes ya olvidados, algo que no sucede desde que en 2013 el Barça de Tito Vilanova alcanzara justo las 100 unidades para ganar el título.

Este Atlético es un equipo de autor. La obra cumbre de su entrenador, un Simeone que ha sabido reinventarse para cambiar el estilo de juego del equipo, el sistema y apostar por jugadores que parecían acabados o nadie soñaba que alcanzaran un nivel tan superlativo. Ahora, falta rematar la labor en los 20 partidos que faltan, pero la distancia con los perseguidores –siete puntos al Real Madrid y diez al Barça con un partido menos disputado– es una renta muy importante.

Fútbol más ofensivo

El Atleti sale a por los partidos y eso es consecuencia directa de alineaciones que juntan a futbolistas de ataque. Entre Suárez, Joao Félix, Correa, Lemar, Carrasco y Llorente, suelen jugar cinco de ellos, todos jugadores con clara vocación ofensiva. Se le ha achacado al Cholo otros años una apuesta demasiado conservadora y este año no está siendo así.

Cambio de sistema

Simeone ha pasado del clásico 4-4-2 habitual en sus onces a un 3-5-2 en el que juega con tres centrales y dos carrileros de clarísima vocación atacante. Kieran Trippier, ahora sancionado, se ha consolidado en la derecha, mientras que Carrasco ha sorprendido con su rápida adaptación a la zona izquierda en una posición desconocida para él.

Los tres centrales han dado una consistencia mayor aún de lo habitual atrás. La solidez de Savic, la explosión de Mario Hermoso, la contundencia de Giménez y el poderío de Felipe se alternan para lograr convertir al Atlético en el equipo menos batido de la Liga con solo ocho goles en 18 partidos.

La explosión de Marcos Llorente

Pocos casos en el mundo del fútbol más llamativos y excitantes que el de Marcos Llorente. Mediocentro de corte defensivo, así triunfó en el Alavés y por ello lo recuperó el Real Madrid, pero Casemiro le cerraba el paso y Zidane apenas contó con él. El Cholo, confiando en sus dotes físicas de superdotado, lo fichó por 35 millones de euros para el Atlético, y tras no jugar apenas en su posición natural, le adelantó a la mediapunta, donde se reveló como un goleador demoledor y una fuerza de la naturaleza imparable en ataque.

Este curso, Llorente es un fijo de Simeone, normalmente partiendo desde la derecha y aprovechando su descomunal potencia física. Luis Enrique ya le ha convocado, está llamado a ser un fijo en la Roja.

La resurrección de Lemar

Cuando el Atlético fichó a Thomas Lemar en el verano de 2018 por 70 millones, el galo venía de ser la estrella, junto a Mbappé, del Mónaco que derrocó al PSG en Francia y llegó a semis de Champions.

Sin embargo, de rojiblanco perdió la confianza y estuvo dos años lejos de aquel nivel que mostró en El Principado, estando más tiempo en el banquillo del que jugaba.

Esta campaña todo ha cambiado. Simeone le ha devuelto la confianza perdida, le ha dado los minutos que necesitaba y el galo le ha respondido recuperando su mejor versión para sorpresa hasta de los seguidores atléticos, que ya habían perdido la fe en Lemar.

El regalo del Barça

El Barça pensó que Luis Suárez estaba acabado y el Cholo no lo dudó, era el delantero que necesitaba. Pocos jugadores se adecúan más al estilo Simeone que Lucho, un delantero de raza, de carácter, y que además tiene gol, mucho gol. A sus 34 años recién cumplidos, ha demostrado que tiene todavía mucho que ofrecer y ya es el Pichichi de la Liga.

Cuando todo va bien...

El Atlético podría tener problemas extradeportivos con jugadores que no están teniendo los minutos esperados, pero bien sea por la buena trayectoria del equipo o bien por la mano izquierda del Cholo, estas situaciones no están explotando.

Joao Félix estaba llamado a ser la gran estrella, pero el joven jugador no acaba de explotar, mostrándose aún muy irregular: alterna grandes noches con otras discretas. Sin embargo, y pese a ser suplente en bastantes partidos, el luso no levanta la voz: «Puedo dar mucho más todavía», dijo tras el choque ante elValencia, en el que marcó.

Más protagonismo ha perdido Saúl, que ha pasado de indiscutible a suplente habitual. El madrileño reconoció estar pasándolo mal, pero trabaja sin descanso y sin levantar la voz para recuperar sensaciones y el puesto perdido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento