Fernando Alonso desvela algunos detalles de su exhibición con el R25: velocidad punta, neumáticos...

Fernando Alonso, Renault R25
Fernando Alonso, en el Renault R25
XPB / James Moy Photography Ltd.

El último fin de semana de la temporada 2020 de Fórmula 1 dejó unas imágenes que han impactado a todos los presentes en el paddock: Fernando Alonso dando vueltas con el Renault R25.

La exhibición (en su más amplio sentido de la palabra) que dio el asturiano con el monoplaza con el que ganó el Mundial de 2005 (literalmente: esa era la unidad con la que disputó el GP de China, última cita de aquel año) ha puesto sobre la mesa no sólo los serios problemas que tiene la actual Fórmula 1, sino también la ilusión que desprende el español en su vuelta a la competición.

Toto Wolff, jefe de Mercedes, es uno de los que ha llamado la atención al respecto. "Hay que analizar por qué ese R25 es tan atractivo; ¿Es la experiencia audiovisual lo que lo hace atractivo? Pero luego vi las imágenes sin el sonido y todavía se veía genial, ¿por qué? Creo que tenemos que analizar eso", admitió.

El R25 fue un coche rápido. Tanto, que se quedó a muy poco de los tiempos de clasificación en su mejor giro del sábado y en tiempos asimilables a los de carrera. Algo que el propio Alonso ha puesto en valor.

"Lo disfruté porque este coche es muy especial para mí y para el deporte también. Escuchar el V10 en uno de los circuitos modernos fue especial para todos y tuve la oportunidad de subirme al coche no sólo una vez, sino tres veces, lo que fue bastante generoso para tratarse de una exhibición y sí, estoy contento de que fuera así. Obviamente los chicos que restauraron el coche lo hicieron sólo para unas vueltas de exhibición, así que no esperaban que apretara tanto y estaban algo asustados y sorprendidos el viernes, pero lo disfrutaron el tercer día", confiesa en 'Motorsport Magazine'.

Al ser una exhibición, apenas se hicieron públicos datos, pero Alonso ha desvelado algunos. "Fue una sorpresa que el coche fuera tan rápido, incluso en la recta alcanzamos 329 km/h sin DRS ni nada, ¡así que fue bastante rápido!", admite el asturiano, que puso en valor la "gran diferencia en términos de agarre en general", ya que rodó dos días con el neumático medio y uno con el blando, aunque ambos de una construcción 'demo', es decir, mucho menos competitivos que los que usaron en la carrera.

Tanto es así, que incluso cree que el R25 podría competir con los coches actuales con un poco de preparación. "Si haces algo de trabajo de configuración y te pasas tres días metiendo mejoras en un fin de semana, sería bastante rápido...", asegura.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento