Fernando Alonso roza los tiempos de la clasificación de Abu Dhabi de 2020 con el Renault R25 de hace 15 años

Fernando Alonso, al volante del Renault R25 en Abu Dhabi
Fernando Alonso, al volante del Renault R25 en Abu Dhabi
XPB / James Moy Photography Ltd.

El inconfundible sonido del motor V10 del Renault R25 volvió a atronar los oídos del paddock del GP de Abu Dhabi este sábado después de la clasificación, que acabó con la pole de Max Verstappen por delante de los Mercedes

Este hecho, que ya de por sí es noticiable ya que es la primera para el neerlandés este año y porque no fue ni para Valtteri Bottas o Lewis Hamilton, quedó en un segundo plano en cuanto Fernando Alonso salió a pista a hacer una nueva exhibición, en el más amplio sentido de la palabra, con el histórico monoplaza con el que ganó su primer Mundial. Si el viernes ya dejó a todos con la boca abierta, este sábado fue a por tiempos.

Pese a ser un coche de museo, con mil y un limitaciones y ni mucho menos pudo forzar al máximo, el español demostró que si le dejaran prepararlo mínimamente, podría ponerse en tiempos de la actual parrilla. Hizo dos vueltas cronometradas, una en 1:40.5 (ya dos segundos mejores que el viernes) y otra en 1:39.9. Para medir la magnitud de este giro, Nicholas Latifi, que marcó el peor crono de esta clasificación, hizo 1:38.4: sólo un segundo y medio mejor que el tiempo de un Alonso que iba 'de paseo'. 

Si se compara ese tiempo del asturiano con los marcados en la carrera de 2019, la impresión es aún mayor. La vuelta rápida, marcada por Lewis Hamilton, fue de 1:39.283, seguido por un 1:39.715 de Valtteri Bottas y un 1:40.128 de Sebastian Vettel. Con la vuelta de este sábado, Alonso habría marcado el tercer mejor tiempo de la carrera del año pasado.

Todos los que estaban en la parrilla se echaron contra el muro para ver pasar a Alonso. El espectáculo del Renault R25 es algo que no se ve todos los días, e incluso cuando entraba en boxes algunos mecánicos de otros equipos le pedían más al asturiano.

Esteban Ocon, el que será compañero de Alonso en Alpine en 2021, tuvo la oportunidad de meter su 1,86 metros de estatura en el monoplaza del español, aunque no sin dificultad. Fue una experiencia inolvidable para el galo: cuando Alonso ganó con ese coche, él tenía 9 años.

"Es alucinante. Siendo honesto, no puedo ir lento con este coche. Cada vez que me subo a él, en ese habitáculo y ese coche... me vienen a la memoria los recuerdos... Me viene natural pilotar rápido. Sé que es un coche viejo, pero es una máquina perfecta para mi", analizaba tras sus vueltas el bicampeón asturiano.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento