La continuidad de Guardiola acerca a Messi al Manchester City

El entrenador del F. C. Barcelona, Pep Guardiola (d), abraza al delantero argentino, Leo Messi, en la celebración por la eliminación del Real Madrid en la Champions.
Messi y Guardiola, en el Barcelona
EFE

La época en la que Leo Messi fue más feliz como jugador del Barça, posiblemente, se produjo cuando Pep Guardiola estaba en el banquillo. El cariño y admiración mutua que se profesan dio como resultado el histórico sextete, y no es casual que años después sus caminos puedan volver a encontrarse lejos de la ciudad condal.

Messi ya no está nada a gusto en Barcelona. La mejor demostración fue el enfado que se cogió nada más llegar de Argentina, cuando criticó no sólo que se le culpase a él de todos los problemas del club a colación de las críticas del entorno de Griezmann, sino también por encontrarse a Hacienda esperándole. Los problemas con el fisco español son una pesadilla para el capitán culé, que se siente perseguido.

La salida de Josep María Bartomeu, culpable de que Messi esté con pie y medio fuera del club para 2021 según él mismo admitió este verano, sólo ha aplazado el debate inevitable: ¿renovará o cumplirá su promesa de irse el próximo verano?

No hay que dejar de lado que Messi está defendiendo la elástica blaugrana esta temporada porque se negó a demandar al club de su vida en el que se ha convertido en una leyenda, casi obligado por las circunstancias. De haber roto la cuerda, el Manchester City se planteaba como su primera opción.

Guardiola le espera con los brazos abiertos

Aunque  Guardiola siempre dijo que no iba a quitarle a Messi al Barcelona porque no quiere perjudicarles, si el futbolista queda libre, no le hará ascos. 

Ambos hablaron el pasado verano, cuando el argentino anunció su intención de dejar el equipo blaugrana y el City aceptó acogerle de buen grado... siempre que su salida del Barça fuera pacífica. No querían una batalla entre las entidades, y menos aún lo quería un Guardiola que guarda un enorme cariño por el equipo que más éxitos le dio como futbolista y como entrenador.

Ahora que Pep ha renovado dos temporadas más, a Messi se le ha abierto el cielo. Reencontrarse con el entrenador que le hizo explotar como futbolista es un sueño y, a la vez, un reto que le atrae muchísimo. En el City no sólo le tendría a él, sino también a su buen amigo el Kun Agüero, si es que finalmente sigue, ya que su contrato finaliza en junio de 2021.

El reto del próximo presidente del Barcelona

Convencer a Messi de que firme un nuevo contrato será el gran reto del futuro presidente del Barcelona. Uno de los precandidatos, Víctor Font, cuenta en su proyecto con Xavi Hernández como entrenador, lo que puede ser una baza clave para convencer al '10' de que aguante. 

Otro asunto es que puedan pagarle lo que pide, ya que actualmente el Barça está en una situación económica crítica. Su límite salarial se ha visto reducido en casi la mitad, y Messi se lleva una buena tajada. Ahorrarse la ficha del mejor futbolista de su historia puede ser un negocio tan bueno en lo económico como para que compense su pérdida en lo futbolístico. Explicarlo a la afición sin que provoque revueltas será harina de otro costal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento