Semenya pierde su última oportunidad para competir sin medicarse y recuerda: "Un hombre puede cambiar las reglas pero ese hombre no puede regir mi vida"

Caster Semenya, en la final del 800 en Río.
Caster Semenya, en la final del 800 en Río.
EFE

La bicampeona olímpica sudafricana Caster Semenya se encuentra entre la espada y al pared: tendrá que medicarse si quiere volver a competir en pruebas de la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics). 

El Tribunal Supremo de Suiza desestimó la apelación de la atleta en su largo litigio contra la federación por la norma que las mujeres que tienen hiperandrogenismo (altos niveles de testosterona) deben medicarse para competir en pruebas femeninas de medio fondo.

Semenya recurrió a la justicia ordinaria después de que el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) fallara a favor de la federación internacional en este contencioso. , en junio de 2019 ordenó la suspensión temporal de esa norma, pero finalmente su opinión se alineó con la de Wordl Athletics.

El máximo tribunal suizo considera que el TAS tiene derecho a mantener la norma "para garantizar una justa competición en determinadas disciplinas del atletismo femenino", lo que pone fin a un conflicto que surgió en abril de 2018, cuando World Athletics incluyó una nueva regulación que obligaba a las atletas de pruebas de entre 400 metros y una milla a mantener los niveles de testosterona por debajo de los 5 nanomoles por litro, durante un periodo continuado de al menos seis meses.

Mensaje de Semenya

La velocista africana no se quedó de brazos cruzados tras conocer la decisión judicial y envió un mensaje de "tranquilidad" a través de sus redes sociales, en el que aseguró que "un hombre puede cambiar las reglas pero ese hombre no puede regir mi vida", escribió.

"Puedo haber fracasado ante ellos, (pero) la verdad es que gané esta batalla hace mucho tiempo. Revisad mis logros y lo entenderéis. Las puertas pueden estar cerradas, pero no con llave", apuntó.

Semenya aseguró sentirse "decepcionada" por la decisión judicial y sigue rechazando que World Athletics la "drogue" o le impida ser quien es, pues cree que "excluir a atletas femeninas o poner en peligro su salud solo por nuestras habilidades naturales pone a World Athletics en el lado incorrecto de la historia".

Es por ello que insistió: "Seguiré luchando por los derechos humanos de las atletas, tanto dentro como fuera de las pistas, hasta que todas podamos correr libres como nacimos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento