Nico Hulkenberg sustituye a Sergio Pérez en Racing Point tras el positivo en coronavirus del mexicano

Nico Hülkenberg, piloto de Renault hasta finales de la temporada 2019.
Nico Hülkenberg, piloto de Renault hasta finales de la temporada 2019.
Renault Sport

Nico Hulkenberg vuelve a la parrilla de Fórmula 1 ocho meses después de quedarse sin asiento. Tras someterse al preceptivo test que confirmase que no está contagiado de coronavirus, y casi 'sobre la bocina' de los primeros libres del fin de semana, el expiloto de Renault regresó a un box de F1, en concreto al de Racing Point.

El alemán, que ostenta el récord de más Grandes Premios disputados sin haber subido al podio (177), sustituirá a Sergio Pérez, al menos, en el GP de Gran Bretaña y en la siguiente cita, que se disputará también en Silverstone, y que llevará el nombre de GP 70 aniversario.

El mexicano tuvo el dudoso honor de convertirse este jueves en el primer piloto de Fórmula 1 en contagiarse de coronavirus, por lo que se ha quedado aislado. Según dicta el protocolo que estableció la organización, el contagiado debe quedarse en el país donde le hayan practicado el test que diera positivo y seguir las instrucciones de sus autoridades sanitarias. En este caso, Pérez debe obedecer al NHS, el servicio público de salud de Gran Bretaña, que establece una cuarentena de al menos 10 días para los infectados, por lo que no podrá estar ni este fin de semana ni el siguiente en Silverstone.

De esta manera le ha llegado una inesperada opción a Hülkenberg de demostrar que haberse quedado sin sitio en la actual parrilla no tiene sentido. El alemán, considerado uno de los más rápidos y fiables de su generación, se había refugiado en el papel de comentarista para la RTL a la espera de conseguir alguna oferta.

La oportunidad le ha llegado por parte de Racing Point, heredera de Force India en la que él mismo ya pilotó entre 2014 y 2016. Pese o gracias a no tener contrato con nadie, su candidatura se ha impuesto a las de los probadores de Mercedes (que comparten con los coches rosas) Esteban Gutiérrez y Stoffel Vandoorne. El primero tiene la superlicencia (el 'carnet de piloto' de Fórmula 1) desactivada por el tiempo de inactividad en pista (actualmente es probador de simulador en Mercedes) y el segundo está en Berlín para la disputa de la carrera de la Fórmula E que se disputa la próxima semana.

De manera totalmente inesperada, Hülkenberg se ha encontrado ante una oportunidad de oro para estrenar su palmarés de podios. El alemán llevará un Racing Point que, hasta que la FIA determine si es ilegal o no, es prácticamente una copia exacta al W10 de Mercedes del año pasado, lo que le da unas prestaciones más que dignas para pelear por los puestos altos. 

Será todo un reto para él, especialmente ahora que no tiene más presión que la de demostrar a Renault (y al resto de equipos) que se equivocaron al prescindir de sus servicios a finales del año pasado.

La noticia le llegó de manera totalmente inesperada, como él mismo ha comentado en las declaraciones que ha facilitado el equipo. "Iba de camino a Nürburgring para otro proyecto de carreras cuando me llamó Otmar (el jefe de Racing Point). Eso fue hace menos de 24 horas, así que es algo surrealista para mí, pero me gustan los buenos retos y este es ciertamente uno. Obviamente es una situación difícil para Racing Point y para Checo. Es colega mío, un excompañero y le deseó una rápida recuperación. Intentaré hacerlo lo mejor que pueda para el equipo", afirma 'Hulk'.

La adaptación fue frenética, hasta el punto de que instantes después de la confirmación ya se subió al RP20 para disputar los primeros libres del GP de Gran Bretaña, que son además los primeros para él en este monoplaza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento