Lamentable episodio racista en Portugal: insultos y lanzamiento de asientos hasta que el jugador decide irse

  • El fútbol vuelve a verse empañado por la vergonzosa actitud de algunos aficionados.
  • El suceso empañó la trabajada victoria del Oporto.
Marega, frenado por sus compañeros al marcharse del campo
Marega, frenado por sus compañeros al marcharse del campo
EFE

Se avecina terremoto en el fútbol portugués, después de los deplorables sucesos en el partido que enfrentó al Oporto con el Vitória Guimaraes, cuando los aficionados locales comenzaron a dedicarle insultos racistas a Moussa Marega, delantero de los 'Dragones'. El futbolista franco-maliense optó por decir "basta" y en el minuto 69 decidió marcharse del partido.

Después de haber estado aguantando todo tipo de insultos racistas, silbidos e imitaciones de mono, en el '60 Marega hacía el 1-2 que le daba la ventaja a su equipo y se fue a dedicarle el gol al sector más agresivo de la grada señalándose la piel. De hecho, el delantero celebró el gol con uno de los asientos que le habían lanzado desde el fondo

Marega celebra su gol con el asiento que le lanzaron
Marega celebra su gol con el asiento que le lanzaron
EFE

Sin embargo, los aficionados persistieron y cansado de que el partido se desarrollase con normalidad, Marega decidió dejar el terreno de juego, recordando a aquel episodio de Eto'o en La Romareda. El delantero pidió el cambio pero sus compañeros se negaban a que se marchase

Finalmente, Marega se retiró al banquillo con el dedo hacia abajo en señal de desaprobación hacia la actitud de la grada, antes de marcharse al vestuario dedicándole alguna peineta a los aficionados locales.

Sergio Conceiçao, técnico del Oporto, también se dirigió visiblemente enfadado a la grada del Afonso Henriques, diciendo "esto es una vergüenza, caralho", mientras la afición del Oporto intentaba animar a su jugador.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento