Clamor por la decisión que ha dejado a las Guerreras sin oro: "No confundamos deportividad con aceptar una injusticia"

Nerea Pena, durante la final del Mundial.
Nerea Pena, durante la final del Mundial.
EFE

Los últimos diez segundos de la final del Mundial femenino de balonmano han levantado una gran polémica entre los aficionados españoles que clamaban contra los árbitros por la acción en la que fue expulsada Ainhoa Hernández.

La 'guerrera' trató de estorbar el saque de la portera holandesa y vio la tarjeta roja además de otorgar un tiro libre al equipo rival, que serviría para que conquistaran la medalla de oro.

Sin embargo, según se aprecia en la repetición, Ainhoa se encontraba fuera del área en el momento de interrumpir el pase, por lo que, con el reglamento en la mano, la expulsión no debió producirse.

Aficionados anónimos y voces autorizadas del mundo del deporte emplearon las redes sociales para emitir sus quejas y enfados con la polémica que deshizo el empate y dejó a España con el premio de consolación. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento