Falsos mártires

El 7 de junio, don José Luis Jiménez denunciaba «la violencia en el aula».

Como profesor, habla de los alumnos como si éstos no fuesen humanos. A menudo los profesores olvidan que también son padres y que sus hijos también son alumnos.

Siempre ha habido cafres en las aulas y madres que los justifican. Lo que falla es el compromiso de un importante grupo de profesionales con su labor. A veces pienso que los cambios sociales se producen con más rapidez que nuestra adecuación a los mismos. Pero debemos estar al día, aceptándolos, o no podremos educar correctamente.

Mi trabajo me obliga a reciclarme para dar calidad a los enfermos. Mi deber es adaptarme a ellos, y no ellos a mí. La violencia está en la sociedad, y bastante desgracia tienen los jóvenes con lo que se encuentran.