Mañana se firma la venta de armas a Venezuela pese a la oposición de Bush

El ministro de Defensa de España, José Bono, asiste el lunes en Caracas a la firma de la mayor venta de equipo militar de empresas españolas al Gobierno del presidente Hugo Chávez, pese al fuerte malestar expresado por Washington.
El acuerdo contempla la adquisición por Venezuela de doce aviones y ocho fragatas construidas por el grupo EADS-CASA y Navantia, respectivamente, por unos 2.000 millones de euros.

Medios oficiales venezolanos anunciaron la ceremonia oficial para la mañana del lunes, con presencia del presidente Chávez y de su ministro de Defensa, Orlando Maniglia.

Desde que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció el acuerdo en marzo, durante su visita a Venezuela, las autoridades de EEUU lo presentan como "un factor desestabilizador en la región" y han amenazado con impedirlo.

El Gobierno de EEUU acusa a Chávez de "intenciones totalitarias" y de querer exportar su revolución bolivariana a países vecinos, mientras Caracas critica el "imperialismo intervencionista" de EEUU en Venezuela.

La tensión entre Bush y Chávez no impide que sigan los sustanciosos negocios petroleros de EEUU con Venezuela
La tensión entre Caracas y Washington no impide sin embargo los sustanciosos negocios de compañías petroleras estadounidenses con Venezuela, quinto exportador mundial de crudo y cuarto abastecedor energético de EEUU.

Las relaciones entre la Casa Blanca y Madrid se enfriaron con la llegada al poder de Rodríguez Zapatero en abril de 2004 y su inmediata decisión de retirar las tropas españolas de Irak. Washington aduce el derecho a prohibir la "inmensa venta" porque "incluye componentes estadounidenses que necesitan licencia de exportación", dijo en Madrid el embajador de EEUU, Eduardo Aguirre.

Caracas respondió que el contrato "está cerrado" y adquirirá diez aviones de transporte C-295, otros dos CL-235 de vigilancia marítima, y ocho patrulleras, cuatro para la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico, y cuatro guardacostas.

Chávez ha insistido en que este material servirá para combatir el terrorismo, renovar la deteriorada capacidad defensiva de la Fuerza Armada Nacional (FAN) y vigilar la zona exclusiva económica de Venezuela.

El acuerdo con Venezuela supondrá una carga de trabajo de seis años y la creación de 600 empleos para los decaídos astilleros públicos españoles Navantia y 300 para el consorcio europeo EADS-CASA en los tres próximos años.

Gracias a los elevados precios del petróleo en los últimos años, Venezuela está utilizando parte de sus cuantiosos ingresos en la renovación de su material defensivo, al tiempo que insiste en denunciar supuestos planes de invasión por parte de EEUU, negados por Washington.

El mes próximo está previsto que lleguen a Venezuela los primeros 30.000 fusiles rusos Kalashnikov AK-103, de un lote de 100.000, que reemplazarán como arma de reglamento de las FAN a los actuales FAL belgas, con más de 50 años de servicio. Se esperan asimismo tres helicópteros rusos, de un total de 15, de los modelos Mi-17, Mi-26 y Mi-35.

Caracas y Moscú también discuten actualmente la eventual compra de aviones de combate MIG 29, para sustituir 24 cazas F-16 estadounidenses, comprados en 1982. Venezuela se ha quejado de que EEUU no le vende repuestos para los F-16 y Chávez advirtió que si esa política seguía podría regalar alguno a China o Cuba.

NOTICIAS RELACIONADAS

Publicada en la dirección url http://www.20minutos.es/noticia/69163/0/venta/armas/venezuela/ accede a la noticia online capturando este código en tu móvil Código QR

Hemos bloqueado los comentarios de este contenido. Sólo se mostrarán los mensajes moderados hasta ahora, pero no se podrán redactar nuevos comentarios.

Consulta los casos en los que 20minutos.es restringirá la posibilidad de dejar comentarios