El niño con el pijama de rayas

El niño con el pijama de rayas - Cartel
Título V.O.:
The boy in the striped pyjamas
Año de producción:
2008
Distribuidora:
Buena Vista Internacional
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 7 años
Estreno:
26 de septiembre de 2008
Director:
Mark Herman
Guión:
Mark Herman
Música:
James Horner
Fotografía:
Benoît Delhomme
Intérpretes:
Sheila Hancock (abuela de Bruno), David Thewlis (padre de Bruno), Vera Farmiga (madre de Bruno), Richard Johnson (abuelo de Bruno), Asa Butterfield (Bruno), Jack Scanlon (Shmuel), Amber Beattie (Gretel)

Fotogramas de la película

Sinopsis

En el Berlín de 1942, el pequeño Bruno es hijo de un comandante de un campo de concentración. Él no sabe lo que es el Holocausto, pero lo que sí ha notado es que desde que se mudó a una zona aislada de la ciudad, no tiene a nadie con quien jugar. Un día, mientras observa en el campo a esas extrañas personas que parecen llevar un pijama de rayas, conoce a un niño judío llamado Shmue. Al mismo tiempo que pierden su inocencia infantil, los dos entablarán una amistad de consecuencias insospechadas.

Después de convertirse en un fenómeno literario a nivel internacional, por fin llega a la gran pantalla la adaptación de "El niño con el pijama de rayas", el best seller de John Boyne. La película, como el libro, pretende ser una fábula que ofrezca una visión del horror de la guerra desde los ojos de un niño, pero también un alegato atemporal a favor de las víctimas inocentes de todos los conflictos armados. De la producción se ha ocupado David Heyman, responsable ejecutivo de la saga "Harry Potter", pero el guión y la dirección han sido cosa de Mark Herman, el realizador de "Little voice".

Los pequeños Asa Butterfield (Bruno) y Jack Scanlon (Shmue) llevan el peso dramático de la película, con una amistad prohibida que ha enternecido a los lectores de medio mundo. También intervienen David Thewlis (La vida interior de Martin Frost), Vera Farmiga (El hijo del Mal), Rupert Friend (La última legión) y László Áron (Copying Beethoven). "El niño con el pijama de rayas" fue presentada fuera de concurso en el pasado Festival de Cine de San Sebastián.

Crítica

Esta película se vende sola, por esa razón Miramax, productora de la adaptación, no necesitó descuadrar las cuentas adornando la cinta con rostros mediáticos. La estrella de "El niño del pijama de rayas" es John Boyne, autor de la vendidísima novela homónima convertida en uno de los fenómenos del marketing estrella del último bienio. Producción exprés, levantada en tiempo récord mientras el filón del best-seller sigue coleando, la película de Mark Herman presume de fidelidad milimétrica respecto a su popularísima fuente, de adaptación modélica y estratégicamente gemela del libro matriz, mientras la económica campaña de venta del producto se esconde detrás de la inercia ganadora de la novela. Poco ruido, flashes contados, y un lanzamiento de perfil bajo en la esperanza de que lectores de la novela se traduzcan en espectadores de la película.

Lo cierto es que los aguerridos e incontables fans de la azucarada novelilla encontrarán en la cinta de Herman un espejo audiovisual de la novela. La película funciona a modo de ilustración tridimensional del sobrevaloradísimo (a mi juicio) texto de Boyne con idénticas armas: ingenuidad a espuertas, lagrimilla fácil y fabulismo a costa de los horrores del Holocausto para adultos pero desde la mirada cándida de un cándido (demasiado) alemanito de buena familia hitleriana. Como en la novela, Herman se desliza sin reservas por el terreno del sentimentalismo concienciado e históricamente responsable, tenuemente edulcorado y tramposillo, perdonable por la nobleza de los sentimientos y la elementalidad de su discurso humanista. A Boyne se le ocurrió una muy buena idea para escribir un libro resultón. Misma música para la película clon. El planteamiento conmueve pero su meliflua trascendencia provoca empacho. Si en el libro mosquea la necia ingenuidad del buen niño, que tiene 12 años pero que aparentatres, en la película irrita.

El desenlace, tan emotivo como improbable, tan sobrecogedor como impostor concentra, como en la novela, casi toda la cuota de defectos de 90 minutos de cine de ejecución tan automática como eficiente. El niño alemán es un poco lila, y su colega del pijama de rayas tres cuartos de lo mismo. La rimbombante tragedia y los ecos de la trampa desafinan. Boyne y Herman juegan sin escrúpulos con los sentimientos más superfluos del respetable, y el volumen de los estereotipos que maneja resulta molesto. Aún con todo la liviandad inocentísima de la fábula, a medio camino entre una película de dibujos de Walt Disney y "El diario de Anna Frank" se mira con condescendencia, en parte por la entidad del reparto protagónico encabezado por los espléndidos Vera Farmiga y David Thewlis, y en parte por la inocua homogeneidad global del producto. Un buen remedio para los que aparquen el sobadísimo libro por pereza o hastío y no menos bueno para los fans de Boyne y su terrorífico cuento de hadas.

Últimas películas del director Mark Herman
Últimas películas del género Drama