El orfanato

El orfanato - Cartel
Título V.O.:
El orfanato
Año de producción:
2007
Distribuidora:
Warner Bros
Género:
Suspense
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
11 de octubre de 2007
Director:
Juan Antonio Bayona
Guión:
Sergio G. Sánchez
Música:
Fernando Velázquez
Fotografía:
Óscar Faura
Intérpretes:
Geraldine Chaplin (Aurora), Fernando Cayo (Carlos), Andrés Gertrudix (Enrique), Montserrat Carulla (Benigna), Mabel Rivera (Pilar), Belén Rueda (Laura), Roger Princep (Simón)

Fotogramas de la película

Sinopsis

Tras pasar su infancia en un orfanato, Laura se ha convertido en una madre de familia que quiere abrir una residencia para niños discapacitados. Ha elegido un paraje muy especial, ya que sueña con rehabilitar el edifico que la vio crecer. En ese entorno, la imaginación del pequeño Simón se dispara, inventando extraños juegos que inquietan a su madre. La diversión se torna en pesadilla cuando Laura cree percibir una amenaza sobrenatural. El viejo orfanato tiene un dramático pasado por descubrir.

Cuando el gran Guillermo del Toro , co-productor del filme, leyó el guión de "El orfanato" supo que estaba ante una historia muy valiosa que conjugaba a la perfección el terror sobrenatural y el drama personal de una madre sumida en el dolor. De hecho, el guión del debutante Sergio G. Sánchez fue seleccionado para el laboratorio de guiones de Sundance. El siguiente paso fue la decisiva intervención del cineasta Juan Antonio Bayona para dirigir el proyecto. Bayona, que había realizado los cortos "Mis vacaciones" y "El Hombre Esponja", le ha dado a la historia un punto de vista retrospectivo y ha conseguido hacer terror de hechos cotidianos.

Todo ello, junto a su proyección internacional, ha hecho que "El orfanato" se convierta en la candidata española a los Oscar de este año. La protagonista, la televisiva Belén Rueda (Los Serrano), sorprendió en 'Mar Adentro ', consiguiendo el Goya a la Actriz Revelación. Junto a ella, Fernando Cayo, en racha esta temporada gracias a "Concursante" y "Mataharis". Geraldine Chaplin (Teresa, el cuerpo de Cristo) interpreta a una médium que ayuda a Laura a desentrañar sus secretos, mientras que Mabel Rivera, Goya a la Mejor Actriz Secundaria también por "Mar adentro", da vida a una psicóloga policial. El niño es Roger Príncep, el pequeño actor de la tv-movie "El monstruo del pozo".

Crítica

En un annus horribilis del tamaño de 2007, en un año tan desastroso, en todos los sentidos para el cine español, que no encontró hasta el momento un rincón medianamente digno en el reparto de dividendos taquilleros por méritos propios, "El orfanato" es agua de mayo. Mal anda el panorama, no obstante, si un producto de género tan vulnerable a la sombra de los clásicos, a su milimétrico dictado, se propone como el clavo ardiendo no sólo financieramente hablando sino también desde un punto de vista específicamente artístico.

Me voy a aventurar a sentenciar aquí que "El orfanato" no tiene opción alguna de colarse en las nominaciones al Oscar. Habrá quien diga que el precedente de "El laberinto del fauno" clavando pica en beneficio del fantástico el pasado año juega a su favor. Pero la ópera prima de J.A. Bayona no tiene la clase de la cinta de Del Toro ni por asomo. Bayona conoce los clásicos, los venera y sabe rendirles tributo sin esconder sus deudas. "El orfanato" es coger "Al final de la escalera", "Poltergeist", "Los otros" y, sin ir más lejos, el "Frágiles" de Balagueró, meter en la coctelera, agitar y servir. Dice el novato cineasta español que el guión de su película es anterior a la película de fantasmas de Amenábar. Si es así, que lo será, llega tarde, pero con dignidad y estilo.

No asoma a lo largo y ancho de las dos horas que dura la película esbozo de luz alguna que desbarate la férrea urdimbre del tejido de citas. No es una cinta original, bien al contrario es un brillante cajón de sastre, un imponente museo de recortes que respira con la insolencia de lo nuevo gracias a la insólita madurez narrativa de la que presume Bayona, uno de esos directores que, como Fresnadillo, la industria española perderá más pronto que tarde por culpa de su obtusa unidireccionalidad. "El orfanato", sorpresa, es una película surcada por una lacerante sensibilidad, por un cálido hálito de humanidad que ennoblece la rutinaria inercia de sus terrores de ultratumba. El hallazgo no es tanto la constatación de toparse con un narrador superdotado en ciernes, que también, sino el sustrato psicológico de una película atípica en tanto que filme de miedo, porque no es el miedo a la oscuridad o al crujir de puertas y ventanas lo que vende Bayona, sino el miedo real, el miedo a la pérdida del ser querido, el miedo al vacío afectivo y sentimental. En ese sentido "El orfanato" está dos puntos por encima de las tendencias sacrosantas del género: en la profusa decoración de los paisajes emocionales, en el talle en carne viva de los personajes?Ayudan, y no poco, las ejemplares composiciones de Belén Rueda y Fernando Cayo, un actor empeñado en reivindicar (lo vimos espléndido en "Mataharis") un lugar siquiera pequeño en la gran pantalla.

Una película, en suma de impecable factura y poca novedad en el frente. Bayona metaboliza las leyes generales de un género al que elude rendir culto, por eso su orfanato tiene mucho de fábula, de revisión tenebrista y oscurantista del mito ´peterpanesco´, de la infancia perpetua en el teatro cruel del más allá. No es la obra maestra, a juicio del que esto firma, que algunas crónicas nos vendieron con precipitado alborozo. Ahora bien he aquí la génesis de un gran cineasta, de eso no hay la menor duda. "El orfanato" es una película toda suya, personal e intransferible. Y eso es un milagro calibrando la acumulación incansable de influencias.

Últimas películas del director Juan Antonio Bayona
Últimas películas del género Suspense