Los reyes eméritos dicen adiós a Rubalcaba