Cuatro días de calefacción en los hogares de Helsinki gracias al estiércol de una competición hípica