El norte de Italia, paralizado tras el cuarto muerto por el coronavirus, que deja ya 2.592 fallecidos en China