El PP denuncia "un cordón sanitario" al constitucionalismo