Seis microrobots mueven un coche de dos toneladas