Un clima anormal deja el agujero de ozono más pequeño desde 1982