El gran triunfador de las elecciones municipales en València ha sido Joan Ribó. El alcalde de Compromís ha ganado en votos y ha incrementado su número de concejales de 9 a 10. Además, podrá gobernar con el PSOE (7 ediles) que con Sandra Gómez de candidata ha crecido en dos escaños.

La victoria del centro izquierda ha sido, como en 2015, muy ajustada, debido esta vez al fracaso de Podemos, que no ha superado la barrera electoral del 5% y queda fuera del hemiciclo. Parte de los votos de la formación que lidera Pablo Iglesias han ido a reforzar a Compromís y al PSOE.

Al igual que Ximo Puig gobierna la Generalitat con el apoyo de Mónica Oltra, Ribó podrá repetir su gobierno con el PSOE.

En el centro derecha, el PP cae dos concejales, de 10 a 8, pero con María José Catalá de candidata ha quedado segunda fuerza municipal, ha evitado el sorpasso de Ciudadanos y se consolida como primera fuerza opositora al próximo gobierno de Ribó.

Vox accede al Ayuntamiento con dos concejales, los mismos que pierde el PP. Es un éxito para la formación de derecha extrema, pero ha perdido muchos votos respecto a las generales del pasado 28 de abril.

Y Ciudadanos, que vuelve a obtener seis, no ha aprovechado que el PP ha estado toda la legislatura con casi todos los concejales imputados ni tampoco el hundimiento que sufrió la formación de Pablo Casado en las recientes generales.

Sin duda, Fernando Giner, su candidato, no ha acertado en su estrategia de oposición durante estos cuatro años y su posición queda muy debilitada. Albert Rivera y Toni Cantó posiblemente tratarán de potenciar alguna cara nueva de cara a los comicios de 2023.

En general, en la Comunidad Valenciana el PP de Bonig salva los muebles al lograr su gran éxito en Alicante, donde Luis Barcala podrá retener el gobierno con el apoyo de Cs y Vox. Además, previsiblemente el PP podrá retener también la Diputación de Alicante, uno de los principales contrapesos institucionales al Gobierno de Ximo Puig.

El PSOE, por su parte, podrá gobernar en la mayoría de municipios del área metropolitana de Valencia, además de grandes ciudades como Elche o Castellón.

Vox accede a la mayoría de los grandes ayuntamientos valencianos, pero con poca fuerza. Y Cs, que se consolida también en la mayoría de municipios de la Comunitat, no logra ninguna alcaldía relevante y tendrá que conformarse con acceder a algunos gobiernos en coalición con el PP, como Alicante.

Compromís, con el éxito de Ribó en València, es uno de los triunfadores de la cita electoral, al contrario que Podemos/Esquerra Unida, que quedan fuera del Consistorio del Cap i Casal.