La sesión de investidura con suspense hasta el último momento, este miércoles en Madrid, es la expresión máxima de la incertidumbre política que afecta de lleno también a la presidencia del Gobierno.

Los españoles hacen funcionar el país, que no se para, pero que no merece este bloqueo cada vez más perjudicial.