Acabamos de comenzar un nuevo año y con él dejamos a un lado un 2018 que, aunque no nos ha supuesto la llegada de sonidos nuevos (con permiso del trap más mainstream), sí que ha servido para la consolidación mundial de los ritmos latinos, y más a escala nacional, para la irrupción en nuestras listas del huracán Rosalía y los triunfitos, con mención especial a Lola Índigo.

En 2019 la cosa parece que no cambiará demasiado: desde que el Despacito de Fonsi llegara a nuestras vidas, la tendencia de cantar en español en todo el mundo es más que una realidad: hasta Jennifer López publicará disco en castellano este año. Y es que los que cantaban en inglés aquí, como las Sweet California, también están dejando de hacerlo. A Eurovisión, para alegría de la RAE, también iremos en lengua cervantina.

Entre los lanzamientos más esperados están los de Alejandro Sanz, Bosé, Leiva, Estopa (que no llegará hasta octubre) o el de Amaia, que estoy convencido de que nos sorprenderá a más de uno porque va a ser un álbum delicioso.

A nivel internacional Madonna podría estar a punto de caramelo, y Rihanna quiere volver a conquistarnos con un disco con mucho reggae en su ADN. Ariana Grande volverá con un nuevo trabajo que probablemente llegará antes de su actuación en el famoso festival Coachella, que será en abril, donde coincidirá en cartel con Tame Impala, unos de los que parece que más nos sorprenderán en lo que a nuevos sonidos se refiere.

Por otro lado, los noventa están de vuelta. Las giras de las Spice Girls y los Backstreet Boys coparán titulares, y como apunte final: ojito con el K-pop. El pop coreano, sus vídeos y sus coreografías cada vez están derribando más fronteras y ganando adeptos. ¿Para cuando una boyband de K-pop española?