Hacienda alarga la mano. El Plan de Control Tributario del 2018 ha puesto sus ojos en la red. El objetivo es controlar los nuevos modelos de negocio y relaciones laborales que operan de las plataformas digitales. También las criptomonedas y el tráfico de bienes ilícitos en la internet profunda están en su punto de mira. Hay cantidades ingentes de dinero en las nubes cibernéticas que escapan a los rigores del fisco. Son nuevos y complejos desafíos para los largos dedos de Montoro.