Agencia Tributaria
Delegación central de la Agencia Tributaria EFE

La Agencia Tributaria quiere ir un paso por delante del fraude y en su último Plan de Control Tributario 2018publicado este martes en el Boletín Oficial del Estado, explica que reforzará este año el control sobre los nuevos modelos de negocio por Internet, las nuevas relaciones laborales surgidas de estas plataformas digitales, los pagos con monederos electrónicos y el uso de criptomonedas como bitcoin.

El organismo afirma que "la utilización por el crimen organizado de la internet profunda (deep web) para el tráfico de bienes ilícitos, así como el empleo de criptomonedas como medios de pago, es uno de los desafíos más exigentes en la actualidad". Para "afrontar esta amenaza", Hacienda estudiará la "incidencia fiscal" del 'blockchain' y, en especial, de las criptomonedas.

Con ese objetivo de combatir el fraude, Hacienda también tiene previsto impulsar "la adaptación de los sistemas de información" en lo referente a los monederos electrónicos y los pagos con tarjeta. "La cuantía de los pagos con tarjeta ha superado el volumen de retirada de dinero en metálico de cajeros automáticos. Este proceso se acelerará con el uso de monederos electrónicos y de sistemas de transferencias instantáneas", argumenta.

Vigilará las nuevas relaciones laborales y la tributación de los 'freelance'

La Agencia abordará también la prestación de servicios profesionales de corto plazo, el denominado trabajo freelance. Se vigilarán las actividades de la nueva economía colaborativa para evitar "prácticas discriminatorias" contra el empleo estable, en el que el trabajador goza de la debida protección. "El sistema tributario debe aplicarse con equidas, con independencia de la forma de trabajo elegida", explica el ente tributario.

En el punto de mira, los modelos de negocio de Deliveroo o Glovo, plataformas digitales de reparto que no tienen en nómina a ningún repartidor, con los que les une un contrato mercantil. También se pondría la lupa sobre los freelancers que usan webs de facturación para no darse de alta como autónomos, una nueva tendencia que está movilizando en los últimos meses a la Inspección de Trabajo.

También reforzarña el control sobre el comercio electrónico; especialmente sobre la triangulación de envíos —ventas realizadas por una empresa pero entregadas por otras— y las 'tiendas de tiendas'. "Es preciso garantizar que estas actividades no distorsionan los precios en perjuicio del comerciante establecido en España", afirman desde Hacienda, que resalta que estos negocios pueden estar en territorio nacional o incluso en otros países de la UE.

La Agencia Tributaria, en todo caso, controlará a fabricantes de productos y prestadores de servicios que vendan online, "para detectar tramas creadas para defraudar". Para ello, el organismo utilizará nuevas técnicas de análisis de datos. "Se desarrollarán nuevos modelos de detección de fraude basados tanto en técnicas analíticas como en el análisis de redes mediante técnicas de big data", asegura en el Plan.

Gestha: "No habrá una mejora de los recursos"

Los técnicos de Hacienda (Gestha) lamentan el "continuismo" y la "poca ambición" del Plan, ya que "no habrá una mejora de los recursos económicos ni un refuerzo de la plantilla en la lucha contra el fraude", por lo que el impulso a los nuevos proyectos para rastrear los modelos de negocio online se realizarán "a costa" de reducir otros programas de investigación.

El sindicato señala que, debido a la prórroga presupuestaria, la AEAT contará con 2.789 trabajadores menos que en 2009. España presenta un déficit de 26.718 efectivos para luchar contra la economía sumergida con respecto al resto de Europa, lo que supone sólo un trabajador por cada 1.928 contribuyentes, frente a países como Francia, donde hay uno para menos de la mitad de ciudadanos, según Gestha.

Así, los técnicos remarcan que con la estructura y las competencias de la plantilla actual no es posible llevar a cabo los planes de Hacienda para combatir el fraude con garantías. Para Gestha "la prueba más evidente de que la lucha contra el fraude "no está a la altura de lo esperado" es que las denuncias por delito fiscal cayeron un 33,7% en 2016, hasta situarse en 226, según los últimos datos disponibles, de los que también se desprende que durante ese mismo ejercicio se tramitaron 72 expedientes por blanqueo, un 46% menos que en 2015.

Este desplome de las denuncias coincide con escándalos como el de los 'Papeles de Panamá', el de 'Football Leaks' o el de los 'Papeles del Paraíso', lo que evidencia que los casos de fraude "más que reducirse han ido en aumento", si bien la "desidia" en la lucha contra el fraude fiscal no es "ninguna novedad", ya que en 2016 —por segunda vez en 25 años— empeoraron los resultados, mientras que el 84% de la evasión fiscal no fue detectada.

Los técnicos insisten en un plan "realista y eficiente" contra el fraude con el que, dicen, podrían recaudarse 40.000 millones a medio plazo y reducir el 25% que supone la economía sumergida en España. Recuerdan que el 80% de los efectivos de la AEAT se dedica a investigar a autónomos, pymes y trabajadores, lo que deja "muy poco margen" para luchar contra el gran fraude, el gasto público y las subvenciones.