• Lea aquí todos los artículos de Pablo Segarra en 20minutos.es

La sentencia que condena a los bancos a pagar el impuesto de las hipotecas, en lugar de que lo hagan los clientes, es una victoria de los consumidores.

El descalabro de los bancos ayer en Bolsa es la prueba. Ahora está por ver cuánto dinero podrán reclamar los cerca de ocho millones de afectados y cuánto tardará la banca en endurecer los futuros créditos hipotecarios para recuperar el dinero.