Grecia: en desacuerdo con el acuerdo

BELÉN MOLLEDA.PERIODISTAOPINIÓN
El Eurogrupo pone fin a ocho años de rescates en Grecia
El Eurogrupo pone fin a ocho años de rescates en Grecia
EP

Si Pericles levantara la cabeza, no daría crédito a lo que estaba viendo. Veintiséis siglos después de su época de máximo esplendor, Grecia se desenvuelve en un marco complicado, por no decir insostenible, pese al reciente acuerdo del Eurogrupo para poner fin al rescate.

Y es que tras recibir 288.000 millones de euros de ayudas y ocho años de austeridad, el país podrá financiarse a partir de ahora por sus propios medios y sin intervención directa de la troika, al menos en teoría, porque en la práctica seguirá sometido a controles de la UE y en enero ya le aguarda un nuevo recorte de pensiones.

Tras la euforia mostrada, una se pregunta si este acuerdo forma parte de la solución: la respuesta es no, teniendo en cuenta que su contenido se limita prácticamente a un retraso del vencimiento de la deuda de diez años, del 2023 al 2033.

Sería un milagro que un país con una deuda del 180% del PIB, con un 34,8% de la población en riesgo de pobreza, con más de un 20% de paro y muy lejos de recuperar el 25% del PIB perdido en los años peores de la crisis saliera de esta por sus propios medios. Y en este contexto, Europa debe plantearse qué hacer y cómo solucionar esta situación de una vez por todas, aunque solo sea por aquello que decía Keynes de que "si te debo una libra, tengo un problema; pero si te debo un millón, el problema es tuyo". Condonar parte de la deuda sería la solución, y no porque lo diga yo, sino porque así lo defienden los expertos, incluido el FMI, que ya ha advertido que el acuerdo es viable a corto plazo, pero lo cuestiona a largo plazo. El problema es que su principal acreedor, Alemania, de esto no quiere ni oír hablar.

Una puede reprochar a los griegos que eludieran el plan de estabilidad de la UE; que despilfarraran en los Juegos Olímpicos 12.000 millones de euros en instalaciones; que no controlaran sus recursos, como por ejemplo en Zante, donde se encontraron que de sus 30.000 habitantes, 600 recibían prestaciones por problemas en la vista; o en Salónica, con 315.000 habitantes, donde se detectaron 1.000 personas con supuestas minusvalías graves.

Aun criticando todo esto como la que más, justo es reconocer los sacrificios hechos a posteriori y que la UE ha sido implacable con este país, más aún tras la llegada de Tsipras al Gobierno, que no tenía nada que ver con la crisis heredada de Nea Democratia y Pasok, pero que se pasó de frenada al enarbolar la bandera contra la austeridad en Europa para ganar las elecciones.

Ahora, tres años después del gobierno de Tsipras y tras convertirse en el alumno más aventajado, el Eurogrupo le da un balón de oxígeno anunciando el fin de un rescate que, mucho me temo, no solo no servirá para que este pueblo regrese a los tiempos de Pericles, sino para que pueda sobrevivir con cierta dignidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento