Política de aldea

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ofrecen una rueda de prensa tras su reunión en la sede de la Presidencia regional
Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayusotras su reunión en Puerta del Sol. 
JESÚS HELLÍN / EP

Algo anda mal en la política española para que una reunión del presidente del Gobierno con el líder de la oposición o un presidente autonómico sea noticia en todos los medios de comunicación. Pedro Sánchez ha visitado esta mañana a la presidenta de Madrid en su despacho en la Puerta del Sol. Este encuentro lleva muchas horas dando que hablar de manera particular en las tertulias radiofónicas.

Estos días pasados se supo que el presidente del Gobierno y el del Partido Popular habían estado meses sin cruzarse palabras a pesar de las difíciles circunstancias que atravesaba el país, víctima de una gravísima pandemia que mantenía en riesgo por igual a todos los ciudadanos. Ahora vuelve a ser objeto de sorpresa y hasta de polémica que se reúna con la señora Ayuso.

Imagino que no se han reunido solo para tomar un café. Madrid sufre el rebrote de la Covid-19, los hospitales están al límite, los contagios aumentan lo mismo que las muertes. ¿Habrá algo más lógico que los dos máximos responsables de las administraciones general y territorial hablen y negocien las posibles soluciones que, uniendo las fuerzas y estrategias, intenten buscar una salida al peligro que se vive?

¿Qué importa que sean dos partidos con ideas y criterios muy diferentes o dos dirigentes que no sean amigos y hasta puedan caerse mal a título personal? Eso es política de aldea, no juego democrático. Es absurdo pensar que el virus maligno discrimina. Los electores no votamos para que los protagonistas se peleen. Ese sería un problema individual. Se les vota para que contribuyan a que los problemas se resuelvan y que todos vivamos tranquilos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento