Noelia Núñez  Diputada del PP en la Asamblea de Madrid

Política y responsabilidad

Un nuevo convenio entre Comunidad y Ayuntamiento realojará a 173 familias del Sector 6 de Cañada Real
La Cañada Real,
ISABEL INFANTES

Nunca dejará de fascinarme la capacidad que tiene la izquierda para utilizar políticamente todo. Problemas que, cuando gobierna la derecha, son objeto de acaparar todo foco mediático y abrir portadas de periódico pero cuando son ellos quienes están al frente de la responsabilidad son silenciados, ocultados o tratados como asunto menor.

La Cañada Real es un claro ejemplo de ello. Cuando al frente del Ayuntamiento de Madrid había un equipo de gobierno de Más Madrid la izquierda no quería ni oír hablar del tema. No le preocupaban los niños sin luz, la situación de muchas familias de extrema vulnerabilidad ni los problemas que eran y son el pan de cada día de muchos ciudadanos.

Si uno se para a pensarlo, ha ocurrido igual con todos los temas de rabiosa actualidad. La luz, por ejemplo. ¿Quién no recuerda los minutos de silencio por la pobreza energética cuando gobernaba Mariano Rajoy? ¿Y las movilizaciones constantes en las calles contra, según ellos, un Gobierno insensible con las personas que más apoyo necesitan? Parecen recuerdos de un mal sueño pero fueron reales. Reales y muy habituales porque es su manera de actuar. Ruido cuando gobiernan otros, silencio cuando tienen el poder.

Afortunadamente, ya nadie les cree. Ni a ellos ni a su estrategia. Porque mientras unos cogen la pancarta para sacar de todo rédito político, otros se dedican a trabajar.

La Comunidad de Madrid en estos días ha firmado un convenio de realojo de más de 34 millones de euros y del que se beneficiarán más de 160 familias. Se suma a las actuaciones urbanísticas que se llevarán a cabo en la zona, como la mejora de viales, la limpieza y desbroce, así como la instalación de cámaras de control de tráfico. Todo ello englobado en el Pacto Regional de la Cañada Real, en el que la Comunidad trabaja conjuntamente con los consistorios implicados para garantizar, además, la prestación de servicios sociales. Responsabilidad frente a dejadez, frente a la utilización.

Porque mientras unos se dedican a gestionar, a solucionar problemas y a mejorar la vida de las personas, otros se dedican a intoxicar y utilizar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento