La simulación de la autopsia en 'Sálvame': crónica de un morbo gratuito

'Sálvame' este jueves
'Sálvame' este jueves
Telecinco

'Sálvame' buscaba una descriptiva imagen de impacto. Y la logró. En el centro del plató, tapado con una sábana, un cuerpo en una camilla. Era un muñeco, por supuesto. Pero la perturbadora estampa simulaba un cadáver sobre el que una médico forense iba a explicar supuestas irregularidades en la autopsia del caso de la muerte de Mario Biondo, pareja de la presentadora Raquel Sánchez Silva.

Tal suceso ocurrió en 2013 pero Mediaset lo ha rescatado ahora, tras casi una década de no abordar el tema. ¿Por qué exactamente ahora? No hay una percha de actualidad real, aunque desde los programas quieran insinuar que hay novedades en el caso, para justificar así que se trate este suceso en la programación y se vuelva a poner de manera artificial en el foco mediático. Para que luego digan que la televisión tradicional ya no influye en la conversación social.

De repente, Telecinco da luz verde a escarbar en el asunto. Saben que en su hermana televisión italiana ha funcionado muy bien en audiencias durante todos estos años y el suceso se ha terminado convirtiendo en prácticamente un culebrón de duración interminable. Así que se quiere trasladar a España. Aparentemente, el morbo está asegurado. Subió puntos de audiencia de 'Todo es verdad' de Risto Mejide. Pero, sin embargo, la imagen de un cuerpo en una camilla delante de los colaboradores habituales no ha conseguido propulsar los  datos de audiencia de 'Sálvame' en la tarde del jueves.

El público no siempre se lanza al morbo. Esta vez, parece que hasta lo rechaza. Incluso sacar este tema en este momento puede transformarse en problema para este tipo de programas. Primero, es un asunto muy complejo de explicar a estas alturas. Segundo, provoca un juicio paralelo que es contradictorio con la línea editorial que ha abrazado Mediaset en el tratamiento del docureality Rocío Carrasco o en la emisión del documental sobre Dolores Vázquez. Así, el espectador no se fía si le cambian el discurso de un día para otro. Siente que es utilizado cuando todos los supuestos posicionamientos éticos saltan por los aires. Ya no cuela cuando dicen que se recupera un suceso por informar, pues es evidente que lo hacen para fomentar una maliciosa especulación que no piensa en víctimas: sólo piensa en términos de morbo colectivo... y audiencia.

"La audiencia sí que ha aprendido y, por eso mismo, ya no se cree lo que ve como antes"

En esta vorágine, una de las colaboradoras en la mesa, Marta Alcalá, periodista experta en sucesos, osa lanzar un mensaje de sentido común mientras el programa indaga en conspiraciones. En un momento, incluso pone en evidencia que este contenido no se saca ahora porque sea noticioso, ya que son datos antiguos. Viene a decir que sólo se trata porque se cree que puede vender y porque, ahora, se ha permitido tocarlo desde Mediaset. Entonces, cuando empieza la insinuación del sensacionalismo obvio, rápidamente Carlota Corredera y Gema López frenan a la experta. No vaya a ser que el espectador vea las fisuras de la historia. El actor, exmodelo y presentador David Aleman, que se ha terminado especializando en crónica negra y que intenta narrar los flecos del caso en este plató de 'Sálvame', también rebate a la periodista que ahonda en un inteligente espíritu crítico. La rebate con una sonrisa en la cara que, en realidad, da la razón a la tertuliana que pretende aportar cordura. Y es que la comunicación no verbal es, a veces, más descriptiva que la verbal.

Cortan rápidamente a Marta Alcalá porque les deja en evidencia. Aunque el espectador ya sepa que rescatar ahora esto sólo puede ser un arma desesperada para intentar subir en audiencia. Incluso pasando por encima del dolor de una compañera directa, como ha sido Raquel Sánchez Silva. Incluso con comentarios que intentan culpabilizarla con una frivolización con trazos del mismo machismo que se denuncia en programas como la docuserie de Rocío Carrasco. ¿Dónde está todo lo que dicen haber aprendido? Ni rastro cuando hay que subir la audiencia, parece. Pero la audiencia sí que ha aprendido y, por eso mismo, ya no se cree lo que ve como antes. Es más, se marcha si se le incomoda con simulaciones de autopsias. Eso no es información, es otra cosa. De muy mal gusto. Y muy turbia. Pero si Telecinco ha hecho todo lo que ha hecho en estos años con la audiencia a favor, imaginemos todo lo que será capaz de hacer ahora que su audiencia flaquea y quizá necesite ganar a su rival desesperadamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento